Otra final entre el Real Madrid y el Atlético que se decidió en la prórroga. La quinta consecutiva. Medias bajadas, calambres, minutos locos en el tramo final, una roja de manual a Valverde por evitar un mano a mano de Morata con Courtois, penaltis… Épica, en definitiva, que esta vez cayó del lado del Madrid gracias al acierto de Courtois en los penaltis y al palazo de Valverde a Morata. Al Madrid no le funcionó tan bien, esta vez, la fórmula de los cinco centrocampistas. Tuvo el control, pero el Cholo encontró el antídoto ante tanta posesión y cerró al Madrid todas las vías posibles de ataque. El resultado, una final fea en lo futbolístico pero emocionante hasta el último segundo.

Triunfaron a nivel individual, además del MVP Valverde, jugadores como FelipeTrippierCarvajalVarane Ramos. Éste último demostró ser de otra pasta jugando 50 minutos con el tobillo hecho polvo. Oportunidad perdida para Jovic y pinchazo de Joao Félix, que fue sustituido por Arias cuando se decidía la final.

Valverde fue héroe del Madrid cortando en el minuto 115′ un mano a mano de Morata con Courtois. Enfilaba ya el delantero hacia el área rival cuando el uruguayo realizó su enésimo esfuerzo del encuentro para llegar a cortar la jugada con una entrada por detrás que le valió la tarjeta roja. Valverde no tenía otra opción y permitió al Madrid llegar a los penaltis. Posiblemente, ningún otro jugador del Madrid habría tenido piernas para cortar la carrera de Morata.

El Cholo, por cierto, que es hombre de fútbol, le despidió con cariño cuando se fue camino del vestuario. Y Luis Enrique y su staff le nombraron mejor jugador del partido. Valverde entra en el olimpo del madridismo con su fútbol y también con esta falta.

El Cholo es un experto en descubrir centrales y esta temporada ha convertido en Felipe en uno de sus baluartes. El central brasileño llegó procedente del Oporto por 20 millones y seis meses después su valor es mucho mayor. Su final ante el Real Madrid fue espectacular, tirando de la zaga y de un Giménez que reaparecía tras lesión y que fue sustitudo en la prórroga. Felipe no dio ni una concesión a los delanteros del Madrid en todo el encuentro. Ni Jovic, ni Mariano se encontraron cómodos luchando con el zaguero rojiblanco.

La tuvo Fede Valverde en boca de gol, pero su cabezazo se estrelló contra sus propias rodillas y la ocasión se fue al limbo. Era el minuto 65′ y tras una gran maniobra de Jovic el Madrid disfrutaba de su mejor ocasión de gol en todo el encuentro. El banquillo blanco incluso se levantó para celebrar el gol y nadie daba crédito que ese gol no entrara. Tampoco Valverde, que se llevó las manos a la cara.

Por el lado del Atlético, Morata también tuvo una ocasión clamorosa para evitar que el partido fuera a la prórroga. El delantero se quedó solo ante Courtois, con el balón botando, tras un gran pase de Trippier, pero en vez de fusilar al portero con un remate cruzado, que es lo que pedía la jugada, apostó por un remate blandito con el interior del pie. Con tiempo para pensar, eligió la peor opción.

El tobillo de Ramos se dobló por completo mediada la segunda mitad tras un salto con Morata. El cambio parecía cantado e incluso Modric miró al banquillo y le dijo a Zidane que no podía seguir y que pusiera calentar a Militao. También los médicos miraron al banquillo dando por hecha la sustitución del capitán. Pero Ramos es mucho Ramos y paró cualquier cambio. Se tomó un minuto en la banda, cogió aire y saltó al terreno de juego. ¡Y aguantó todo el encuentro, prórroga incluida! Y lanzó el penalti decisivo, ¡cómo no! Un milagro que sólo pueden protagonizar unos elegidos.

Jovic no ha aprovechado la ausencia de Benzema en esta Supercopa de España. Inédito ante el Valencia, también pasó de puntillas por la final. En la primera tocó únicamente ¡nueve balones! Y todos fuera del área. Quedó retratado en la primera parte, en una jugada en la que Mendy llegó como una bala a línea de fondo y el delantero serbio acudió al área al trote. Por supuesto, el francés acabó la jugada antes de que el delantero llegara a posiciones de remate.

Sí mejoró un poco en la segunda parte, en la que creó una gran ocasión que no acabó en gol por milímetros. Fue su único remate antes de que le sustituyera Mariano.

A la espectacular ceremonia inaugural le falló un detalle:la camiseta del Atlético de Madrid no era la de esta temporada. La organización acertó con la del Madrid, pero erró con la rojiblanca, recreando en tamaño gigante la del curso pasado. Un error que no pasó inadvertido para los aficionados del Atlético de Madrid. A la salida de los equipos al terreno de juego también le falló el ambiente: muchos asientos libres a la hora del inicio del choque, aunque la grada tomó color a lo largo de la primera parte. No se alcanzó el lleno, pero casi.

Una final entre Real Madrid y Atlético es sinónimo de prórroga. Al tiempo extra se han ido las últimas cinco finales entre estos dos equipos. Empezó en la temporada 12-13, en la final de Copa del Rey del Bernabéu que terminó ganando el Atlético con gol de Miranda. Luego llegaron las dos de Champions, en Lisboa y Milán, que cayeron del lado madridista, y la última, hasta ayer, era la de Tallín (Supercopa de Europa), donde se impuso el Atlético del Cholo. En Jeda triunfó el Madrid.

/GAE
@EstudioEstudio