Marco Antonio Figueroa, entrenador de Cobreloa, salió a pedir perdón por su rabieta del pasado domingo, en la que acusó el poco apoyo de la directiva del club y anunció que ponía su cargo a disposición.

/GAE
@EstudioEstadio