Francia y en consecuencia el fútbol y la Ligue 1 vive paralizada por el coronavirus. Los futbolistas también analizan las consecuencias que el parón puede tener en su futuro. Uno de los jugadores que más puede mover el mercado es Kylian Mbappé, que antes de que saltara la crisis por esta pandemia estaba a la espera de que el club galo presentara alguna oferta de renovación de su contrato, que concluye en 2022.

Hay varios clubes importantes que también estaban pendientes de lo que ocurriera con el futuro del jugador y el PSG, que sin embargo gana ahora tiempo para presentar una propuesta al delantero. Esta cita ahora ya no es tan urgente dado que hay más tiempo por delante para hablar y acercar posturas.

Mbappé quería dar por terminada la temporada, con la Euro incluida, para decidir su futuro. Pero el escenario ha cambiado de forma radical. No hay Eurocopa hasta el 2021 y los Juegos Olímpicos de Tokio también son una incógnita.

El plan de Mbappé, asesorado sobre todo por su padre, era aguantar un año más en París antes de hacer las maletas y este nuevo escenario no haría más que reafirmarle en esta idea y afrontar otro reto después de la Euro en 2021. Es algo que además le permitiría negociar con más fuerza dado que le quedaría sólo un año de contrato y sabe que el PSG se vería más forzado a negociar en ese verano.

Pero el PSG quiere jugar también sus cartas y este parón le puede ayudar a preparar mejor su oferta de renovación. Hasta la fecha, el jugador no ha dado señales positivas de que quiera ampliar su contrato, pero sin Eurocopa y quien sabe si sin Champions para revalorizarse aún más, podría ser un buen momento para aceptar una sustancial mejora de contrato.

/GAE
@EstudioEstadio