Hace poco más de una semana, cuando la crisis epidemiológica por el coronavirus comenzó a impactar en territorio estadounidense, fue Donald Trump el que dio su opinión sobre la realización de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020“Tal vez, y esto es solo mi idea, tal vez retrasarlos un año, si es posible. Es una pena… porque realmente construyeron edificios magníficos, pero yo prefiero retrasarlos a que tener estadios vacíos”, dijo el presidente de los Estados Unidos, una personalidad que no tiene injerencia en el mundo olímpico, más allá del peso de su palabra por ser el líder de la potencia máxima del deporte en el mundo.

En las últimas horas, y con el creciente brote de COVID-19 que se está esparciendo por gran parte del planeta- el epicentro está en Europa pero en Norteamérica los casos de muertos e infectados van en ascenso- las dos federaciones deportivas más importantes del deporte en los Estados Unidos se pronunciaron a favor que los Juegos Olímpicos sean postergados.

Tanto USA Swimming -federación de natación- y USA Track & Field -la entidad a cargo del atletismo estadounidense- le solicitaron al USOPC –Comité Olímpico y Paralímpico de EEUU– que cuide a sus atletas. Ante esta requisitoria, Sarah Hirshland, la directora ejecutiva del Comité Olímpico de Estados Unidos, confesó que no habrá atletas de su país en Tokio 2020 si no reciben por parte de las autoridades correspondientes la más completa seguridad para la salud de los participantes.

La solicitud del Comité Olímpico de USA para el cuidado de sus atletas y entrenadores camino a la realización de Tokio 2020

La solicitud del Comité Olímpico de USA para el cuidado de sus atletas y entrenadores camino a la realización de Tokio 2020

“La decisión sobre los Juegos no recae en nosotros. Eso recae en la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno japonés y el Comité Olímpico Internacional (COI)”, mencionó Hirshland en una videoconferencia que mantuvo junto a Susanne Lyons, presidente de USA Team, para la prensa internacional. “En ningún caso enviaríamos a nuestros atletas en peligro si no fuera seguro. Como estadounidenses en este momento, nuestra prioridad número uno debe ser la salud y la seguridad de todos y detener la transmisión de este virus”, agregó la CEO el Comité Olímpico estadounidense.

¿Qué dijo la federación que nuclea a los mejores nadadores del mundo? “Todos los atletas han experimentado interrupciones inimaginables, pocos meses antes de los Juegos Olímpicos, lo que pone en duda la autenticidad de un campo de juego nivelado para todos. Nuestros atletas están bajo una tremenda presión, estrés y ansiedad, y su salud mental y bienestar deben estar entre las más altas prioridades”, cita un fragmento del comunicado de USA Swimming, que en el mismo escrito pide por la postergación de Tokio 0202.

“Es con la carga de estas serias preocupaciones que respetuosamente solicitamos que el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos defienda el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para dentro de un año”.

Después del pedido del Comité Olímpico de Noruega, el primero que le solicitó al COI por la baja de los Juegos Olímpicos, y en tono con el pedido de dos de las federaciones más imponentes del deporte mundial, la entidad representante de los atletas olímpicos de la mayor potencia de Sudamérica, también se sumó al llamado de postergar el evento que comenzará oficialmente el próximo 24 de julio en la capital japonesa.

El Comité Olímpico de Brasil solicitó postergar los Juegos Olímpicos para el año próximo

El Comité Olímpico de Brasil solicitó postergar los Juegos Olímpicos para el año próximo

Time Brasil, el rótulo que recibe el Comité Olímpico de Brasil, anunció este sábado que defiende el aplazamiento de Tokio 2020 para el próximo año. “Como judoca y ex entrenador del deporte, aprendí que el sueño de cada atleta es competir en los Juegos Olímpicos en sus mejores condiciones. Está claro que, en este momento, mantener los Juegos para este año evitará que este sueño se haga realidad”, dijo el presidente del COB, Paulo Wanderley, a través de un comunicado que la entidad subió en su sitio oficial.

Según cita el informe, la posición del Comité Olímpico brasileño “se debe al empeoramiento notorio de la pandemia de COVID-19, que ya ha infectado a 250.000 personas en todo el mundo, y la consiguiente dificultad para que los atletas mantengan su mejor nivel competitivo debido a la necesidad de detener el entrenamiento y las competencias en escala global”.

A la espera de cómo avance la pandemia, y ya sin el continente asiático como el epicentro del coronavirus, habrá que estar atentos a las medidas y/o resoluciones que tome Thomas Bach y el resto de la cúpula directiva del COI para saber si finalmente el 2020 será o no un año olímpico y paralímpico.

Thomas Bach, Presidente del COI (REUTERS/Denis Balibouse)

Thomas Bach, Presidente del COI (REUTERS/Denis Balibouse)