Pese a que faltan más de tres meses para su realización, las 500 Millas de Indianapolis optaron por postergar la realización de la carrera y se celebrará hasta agosto por el coronavirus.

En un comunicado emitido por Indycar y el Indianapolis Motor Speedway anunciaron su decisón, el segundo aplazamiento de la carrera, que en un inicio se iba a celebrar el 9 de mayo, pero se había anunciado una primera postergación para el fin de semana del 4 de julio y ahora se reprograma para el 23 de agosto.

Las sesiones de práctica se llevarían a cabo el miércoles 12 y jueves 13 de agosto, con la calificación el Fast Friday el viernes 14 y la carrera el 14.

“Estoy decepcionado de que tengamos que reprogramar la Indy 500, pero la salud y la seguridad de nuestros participante y espectadores es la prioridad. Creemos que posponer la carrera es una decisión responsable debido a las condiciones y restricciones que enfrentamos”, dijo Robert Penske.

/gap