Eduardo Vargas está cada vez más lejos de continuar en Tigres, cuadro al que llegó en 2016 a cambio de seis millones de dólares. El chileno no ha tenido un buen rendimiento en el elenco “Felino” y sus números están lejos de lo que se esperaba tras la millonaria inversión realizada.

Con la Liga MX suspendida a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus, varias son las especulaciones respecto al futuro del atacante. Es un hecho que el cuadro azteca está buscando delanteros, ya pensando en el reemplazo del exjugador de la U. 

El diario El Universal asegura, por ejemplo, que ante el bajo nivel de Vargas, uno de los jugadores que interesa es el paraguayo del FC Juárez, Darío Lezcano, por el que se podrían pagar cuatro millones de dólares.

MLS y Universidad de Chile: Opciones probables para Eduardo Vargas

El contrato de Eduardo Vargas con Tigres, vence en junio de 2021, por lo que si el equipo no logra venderlo a mitad de esta temporada, el bigoleador de la Copa América podría quedar en condiciones de negociar un precontrato con cualquier club para salir gratis en diciembre. Esto, gracias a un reglamento que lo permite.

El sitio mexicano, Multimedios, sostiene que “no hay grandes intenciones por parte del jugador chileno para renovar su relación laboral con el equipo, incluso trabaja para estar en la mejor forma física y futbolística para llegar a un nuevo club a partir del próximo semestre”.

Y en este escenario, las opciones que podría manejar Eduardo Vargas son tres: La primera, es ser vendido en junio a algún otro club, lo que se ve poco probable ya que no habría muchos clubes dispuestos a pagar los cerca de tres millones de dólares en los que está tasado su pase.

Otra chance es que en diciembre, cuando ya pueda negociar como jugador libre, acepte una de las ofertas que tiene desde la MLS, donde habría varios cuadros siguiéndolo desde hace algunos meses. Este, parece ser el desafío que más seduce a “Edu”.

Y la última alternativa sería adelantar el regreso a Universidad de Chile. Si bien ha dicho que aún no es tiempo de volver, una eventual clasificación de los azules a la Copa Libertadores del 2021 y un proyecto atractivo, podrían atraerlo a volver al club con que ganó la Copa Sudamericana del 2011, de la que se habrán cumplido diez años.

/GAE
@EstudioEstadio