Hay dos partidos vitales en la ruta mundialista de Chile rumbo a la Copa del Mundo realizada en la nación gala: el 1-0 a Uruguay y el 4-0 a Perú, ambas en el Estadio Nacional. La localía fue el fuerte de esa campaña y en ambos encuentros Marcelo Salas fue preponderante con las anotaciones que, a la larga, permitieron a la Roja volver a una cita planetaria tras 16 años.

Esa tarde, con tres goles del “Matador” y uno de Pedro Reyes, la “roja” a falta de una fecha -debía jugar en Santiago con Bolivia- igualó en puntaje a los peruanos, pero su amplia diferencia de goles dejaba abierta la puerta para clasificar a Francia 98. Como ocurriría una semana más tarde

/gap