Casi al final de la primera quincena de abril, a las oficinas del Ministerio del Deporte, hoy instaladas en las dependencias del Estadio Nacional, llegó un documento que antes había pasado por La Moneda. El mensaje, cuyo anexo era una tabla con varios ítems, detallaba los descuentos que el Ministerio de Hacienda consideraba pertinentes en medio de la pandemia, para reutilizarlos en el combate contra el Covid-19.

Todas las carteras que, en el papel, tienen menos relación con la emergencia sanitaria están conscientes de que la redistribución de recursos les va a pegar. La propia ministra del deporte, Cecilia Pérez, reconoció el 4 de abril que ya se habían recortado $ 2 mil millones, para desviarlos a un fondo nacional ordenado por el Presidente Piñera. “Hay parte del presupuesto del alto rendimiento que nosotros vamos a tener que traspasar a los fondos generales de la nación, para que se puedan utilizar en el sector salud”, comentó en una entrevista con La Tercera.

También dijo que vendrían más. Que eran necesarios. Y esa “SEGUNDA REBAJA COVID”, nombre con el que se identificó el proceso reasignación de dinero, apareció finalmente con cifras muchísimas más elevadas que los 2 mil millones iniciales. Según la cifra oficial que se remitió originalmente al Mindep, la proyección de Hacienda incluía una segunda rebaja total de $ 22.748.519.000. Este medio tuvo acceso a la información.

Desde el palacio de gobierno explicaron el detalle, que entre otros datos implicaba una reducción de $ 19.574.772.000 en los recursos que maneja el Instituto Nacional del Deporte (IND), que es el principal organismo ejecutor de los proyectos que desarrolla el ministerio. También se tocaban las cuentas del Mindep ($ 559.991.000) y el Fondeporte ($ 2.613.756.000). Esos son los números globales, calculados por Hacienda, que llegaron al Mindep. Y a partir de ahí -pesos más, pesos menos- comenzó la negociación para definir una cantidad definitiva para luego firmar la rebaja.

Entre casi 30 apartados específicos que sufren reducciones, hay algunos para destacar (todo en cifras aproximadas), como la postulación conjunta al Mundial de Fútbol de 2030 ($ 120 millones), el Sistema Nacional de Competencias Deportivas ($ 300 millones), la organización de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2023 ($ 1000 millones), el plan Crecer en Movimiento ($ 2.500 millones), Deporte Recreativo ($ 400 millones), Deporte de Competición ($ 370 millones) y planes de Formación para el Deporte ($ 350 millones), por nombrar algunos. Otra área que sufrirá recortes es la de Fortalecimiento del Deportes de Convencional y Paralímpico, en una cifra cercana a los $ 3 mil 200 millones.

Desde el Ministerio reconocieron que estas cifras efectivamente se presentaron, pero que a partir de ahí las carteras estuvieron dialogando para obtener una cifra conjunta. Este monto, sin embargo, no fue muy lejano a lo propuesto originalmente.

De hecho, el 28 de abril, la Dirección de Presupuestos (dependiente del MH) elaboró otra presentación con los recortes a los distintos Ministerios, la que publicó en su sitio oficial. Y ahí, la cifra global en deportes se apuntó en millones de dólares. Específicamente, US$ 23,4 millones, que equivalen a $ 19 mil 500 millones, aproximadamente. El documento oficial lo firmó Matías Acevedo, director de la Dipres, y se tituló “Ajuste Fiscal: para financiar gastos derivados por COVID-19”.

/gap