Ecoronavirus hace estragos incluso en aquellos que consiguen superarlo, como es el caso de Mike Schultz, un enfermero de 44 años, que ha dejado atrás la infección tras seis semanas ingresado en un hospital de Boston luchando por su vida.

Schulz era muy activo físicamente. Se entrenaba seis o siete veces por semana en el gimnasio, y pesaba 86 kilos. Recuperado de su enfermedad, y después de varias semanas ingiriendo alimentos, aún está 23 kilos por debajo de su anterior peso.

Schultz comenzó a sentir los primeros síntomas del coronavirus a mediados de marzo, tras encontrarse mal después de asistir junto con su novio a un festival en Miami Beach, el Winter Party. Allí se contagiaron otras 38 personas, de las cuáles tres fallecieron. La fiesta se celebró antes de que el gobierno del estado de Florida decretase el confinamiento y la cuarentena.

A su regreso a Boston empezó a tener tos y fiebre, y cada vez sentía más dificultades a la hora de respirar. Fue entonces cuando decidió ir al hospital, teniendo en cuenta su experiencia como enfermero. Ingresado, permaneció casi todo el tiempo intubado. “Creía que solo había estado una semana”, declaró a BUZZ Feed News.

En realidad había pasado seis, sedado y semiinconsciente. “Me encontré tan débil que no podía ni sostener el móvil. No podía utilizar el teclado porque mis manos temblaban”, recuerda.

La pasada semana compartió una fotografía de su actual apariencia en su cuenta de una red social, que tiene 30.000 seguidores, comparándola con otra anterior a la enfermedad, para mostrar los efectos de la covid-19 en su cuerpo. “Quiero mostrar lo que le puede pasar a cualquiera. No importa si eres joven o viejo, si tu organismo está predispuesto o no. Puede afectarte”, advierte Schulz, que lentamente recupera su capacidad pulmonar. “Volveré a ser el que era, esta vez de forma más saludable y quizá haciendo algo de [entrenamiento] cardio”

Estados Unidos es el país que acumula mayor número de muertos por la covid-19, 98.000 hasta ahora, y su presidente, Donald Trump se ha prodigado en mensajes proponiendo a la población, en contra de toda evidencia científica, que se inyecte desinfectante en el cuerpo o que se medique con hidroxicloroquina de forma preventiva. También ha reclamado insistentemente a los gobernadores de los estados que levanten el confinamiento.

/Gap