La evolución de los casos de coronavirus en nuestro país obligó a las autoridades a decretar cuarentena total en Santiago hace algunas semanas. Aquella medida ha afectado a diversas actividades deportivas, siendo una de ellas la hípica, que actualmente vive una de sus peores crisis producto de la pandemia.

De acuerdo al artículo publicado por El Mercurio, el COVID-19 sumió a este deporte en su escenario más crítico hasta el momento, ya que las pérdidas económicas han sido drásticas por la ausencia de las carreras y por ende las apuestas, y varios de sus actores, como jinetes o cuidadores de caballos, viven un complicado presente.

Al respecto, el presidente del Grupo Bethia y del Club Hípico Carlos Heller comentó al matutino que: “Esta es lejor la peor crisis. La hípica nunca había parado y llevamos así más de dos meses. Hay muchos empleos que dependen de esta actividad, más de 30 mil”.

“Cuando paras un motor tan grande, echarlo a andar de nuevo es difícil. En otros países las carreras son subvencionadas, pero en Chile nos financiamos con lo que generamos”, explicó.

En la misma línea, Heller advierte que “la cantidad de gente que está trabajando en los hipódromos, con sus salvoconductos, es prácticamente la misma que si se corriera sin público. No hay grandes diferencias”.

El complicado panorama de la actividad también ha sido mencionado por el futbolista chileno Arturo Vidal, quien se ha expresado en sus redes sociales a favor del regreso de las carreras.

De esta forma, la incertidumbre que rodea a la hípica en la capital se mantendrá mientras la cuarentena se siga exteniendo como medida de control a la expansión de la enfermedad.

/GAE
@EstudioEstadio