Con la ilusión de volver en su mejor forma a la competencia del Campeonato Primera B 2020, Ñublense retornó a los trabajos presenciales al mando de su entrenador, Jaime García, y su preparador físico, Claudio Muñoz esta semana. Los chillanejos protagonizaron un intenso entrenamiento bajo la lluvia en el Complejo Paso Alejo después de 3 meses confinamiento por la pandemia que atraviesa el país y el mundo.

 

El goleador de los Diablos Rojos, David Escalante, mencionó lo importante que fue volver a prepararse en el terreno de juego y las diferencias que encontraron luego de un largo tiempo entrenando en casa. “Trabajamos lo físico más que nada, no todos llegamos de la misma forma, fue positivo, pero de a poco mejorando, porque hay un desafío grande para el club. Entrenamos a lo largo de un paño de 200 metros y cada jugador separado de otro por cuatro metros”.

 

El profe Claudio (Muñoz) nos daba las pautas más cerca y el profesor Jaime nos animaba con un megáfono, hay que tomarlo con humor, ya que esto fue difícil para algunos, pero fue positivo, nos alegramos de vernosespero que sea el comienzo de una nueva etapa”, declaró al sitio web La Discusión tras el intenso entrenamiento en el Complejo Paso Alejo.

 

 

En tanto, el delantero del elenco chillanejo sostuvo que han sido muy cuidadosos en esta cuarentena, tomando las medidas necesarias para evitar algún contagio en esta nueva etapa de trabajos presenciales. “Este virus ha matado a muchas personas, por eso al llegar a casa nos sacamos toda la ropa y se lava y la indumentaria la llevamos en una bolsa. En el trabajo se sintió un poco la diferencia, nos ahogamos más de lo común, no es lo mismo entrenar en la casa o departamento, pero iremos de menos a más, tomando las precauciones”, añadió.

 

Con una gran misión como cuerpo técnico, el preparador físico del club, Claudio Muñoz, advirtió que se tomaron todas las medidas de higiene necesarias y separando al plantel en cuatro grupos en esta vuelta a los trabajos. “Los vi en buenas condiciones generales, a pesar de que en el trabajo a distancia no todos tenían espacio para entrenar, pero de a poco vamos a ir retomando la forma física”, detalló.

 

Por último, el entrenador de Ñublense, Jaime García, indicó la importancia de mantener la alegría en el plantel para así enfrentar con tranquilidad este complejo escenario de entrenamientos en esta pandemia. “Estaba con un megáfono dando instrucciones bajo la intensa lluvia y también tirándoles algunas tallas para darles alegría. Quedamos todos mojados, pero feliz de volver”, cerró el DT del conjunto rojo con la esperanza de retornar y batallar por ascenso esta temporada.

/GAE
@EstudioEstadio