A Hernán Caputto le llegó la hora de tomar decisiones en Universidad de Chile. De improviso, luego del despido de Alfredo Arias, el llamado a reformular las series menores del club tomó la responsabilidad de levantar un equipo que marcha en la penúltima posición de la tabla de posiciones. El tiempo y los resultados dirán si es por un partido o por lo que resta del torneo. Lo que sí está claro es que su designación sorprendió a todos, incluso al propio exentrenador de la Sub 17 de Chile, que a partir de ahora tendrá que enfrentar su mayor desafío.

Es que el exarquero deberá golpear la mesa frente a un plantel que en el último tiempo no pudo caminar de la mano de ningún técnico. Y lo que tiene enfrente no asoma nada de fácil. Será su primera gran definición en la banca azul. Johnny Herrera, el histórico capitán de Universidad de Chile, cuenta con el alta médica y está a disposición. Uno que no fue tomado en la última parte de Alfredo Arias, luego de sostener diferencias públicas, quiere recuperar su sitial en el equipo titular, lugar que hoy está ocupado por Fernando De Paul. Caputto, quien fuese arquero, deberá definirlo durante las próximas horas.

El lunes, en la práctica vespertina, Herrera fue uno de los últimos en retirarse del CDA. Respalda a Caputto, con quien conversó durante la sesión de trabajo. Se cuadró, sin dudar en el trabajo del ex director de las inferiores: “Yo no soy el que tiene que tomar las medidas hoy por hoy en el club. Él es el que está a cargo, es a él al que tenemos que apoyar, es con él con el que nos tenemos que cuadrar. Por tanto, si va a estar un partido o va a estar diez, la consigna del plantel es estar cuadrado con todo“, dijo Samurai. Hoy, según avisan desde el Centro Deportivo Azul, Herrera suma bonos para entrar desde el primer minuto frente a Antofagasta.

Con De Paul, la U está invicta. Una seguidilla de partidos sin perder que no le bastó a Arias para seguir en el cargo. Pero en el caso del portero le ha dado un respaldo enorme, tomando en cuenta que no ha tenido mayores errores. Caputto, quien supo defender el arco azul, sabe que esta decisión puede marcar el futuro del equipo.

Otra de las decisiones que deberá resolver el nuevo estratega de la U es el rol que tendrá Marcos Riquelme en el primer equipo. El atacante, que llegó por expresa petición de Alfredo Arias, no ha logrado responder a las expectativas del club. Se le ve lento, con pocas ideas, y con una condición física poco prolija. Bajo la conducción del cesado DT ganó un protagonismo inesperado, siendo incluso titular frente Audax Italiano. Riquelme no escondió su preocupación. “Me llega un poco más su salida, porque fue Arias quien me trajo aquí a la U. Pero ahora habrá que empezar desde cero como suele pasar en estas situaciones”, dijo el ariete.

En relación al esquema de juego se preparan modificaciones. El último 4-3-3 que dispuso Arias en la igualdad ante Audax Italiano solo quedará en el recuerdo. Caputto, en el entrenamiento matutino, dispuso un 4-4-2 clásico. Quiere dos volantes de contención que ayuden a la rápida recuperación del balón. El sello del técnico es más o menos claro: juego simple, recuperación colectiva y pocas complicaciones. A esta altura, la U necesita resultados y seguridad, algo que desde ya quiere transmitir. “¡Cómanles los pies! ¡Vamos a comerles los pies los que defienden!”, era el grito, casi de guerra, que salía de la boca del DT. Es, quizás, lo que refleja justamente lo que quiere impregnar. “¡No la perdamos fácil, perdámosla arriesgando! ¡Organizados los que van a recuperar el balón!”.

/gap@EstudioEstadio