Fue el 16 de junio cuando Rodrigo Holgado recibió al fin, después de 48 días encarcelado, una buena noticia: la prisión preventiva que cumplía en Santiago 1 era reemplazada por un arresto domiciliario total en su casa de Puente Alto.

La defensa del delantero logró que la Corte de Apelaciones de San Miguel decidiera que Holgado no representaba un peligro para la sociedad, luego de que el 28 de abril condujera en estado de ebriedad y diera muerte a Jorge Silva, motociclista de 60 años, a quien arrolló en la autopista Vespucio Sur.

“La resolución de la corte es correcta, dado que los antecedentes aportados constituyen garantías serias de que Rodrigo cumplirá su arresto domiciliario total”, señalaba en ese entonces Nelson Salas, abogado del jugador de 24 años. Las pruebas que evidenciaban en el ariete un estado mental deteriorado a causa del encierro -depresión, insomnio y crisis de pánico, entre otras afecciones-, influyeron para que la Corte permitiera a Holgado permanecer en su hogar hasta el final de la investigación.

Sin embargo, a comienzos de julio la 38° Comisaría de Carabineros notificó al 11° Juzgado de Garantía de Santiago el incumplimiento del arresto domiciliario por parte de Holgado no solo una, sino dos veces. “El día 26 de junio se entrevistó personalmente al imputado, no obstante los días 30 de junio y 1 de julio, el imputado no fue habido en su domicilio, no atendiendo los moradores el llamado de Carabineros”, señala el documento. Es decir, Carabineros fue a fiscalizarlo en dos oportunidades y nadie salió de la casa a recibirlos. E insta al tribunal a pronunciarse ante la ausencia reiterada del fiscalizado.

“Esto se produjo dado que Rodrigo estaba entrenando en su casa a través de la aplicación Zoom, junto al cuerpo técnico de Audax , al momento de realizarse la fiscalización, y su familia no advirtió el llamado por un problema en el timbre. Para evitar cualquier malentendido, a futuro se está coordinando la instalación de cámaras junto a la implementación de un nuevo sistema de timbre en la propiedad”, justifica el abogado de Holgado.

Si bien la decisión de la Corte de Apelaciones aplica para el resto de lo que queda de investigación -el plazo es de 120 días-, un incumplimiento del arresto domiciliario podría significar el regreso de Holgado a la cárcel. “Se tiende a minimizar esta medida cautelar, que es la segunda más grave después de la prisión preventiva. Y que además, en el evento de incumplirla, se puede dejar sin efecto y puede volver a estar en prisión”, explicó Salas el mes pasado.

El incumplimiento del arresto domiciliario figura en el sistema del Poder Judicial y la Fiscalía ya está al tanto, así como también de las justificaciones de la defensa (avaladas por Audax), y por el momento no ha solicitado una nueva audiencia para revisar las medidas cautelares del imputado.

Holgado enfrenta una condena de tres años y un día a cinco años. En caso de ser encontrado culpable, deberá cumplir un año de cárcel efectiva.

/GAE
@EstudioEstadio