Los lanzadores chilenos tuvieron su jornada de gloria en Lima. Primero fue Gabriel Kehr, quien en su segundo lanzamiento registró 74,98 metros, marca que a la postre resultó inalcanzable para los otros 10 atletas en competencia y que significó el campeonato panamericano para Kehr.

De hecho quien estuvo más cerca de igualarlo fue otro chileno, Humberto Mansilla, quien en su quinto intento marcó 74,38 metros, registro que valió una medalla de plata y la segunda presea para Chile en la misma disciplina.

El podio fue completado por Sean Donelly de Estados Unidos tras marcar 74,23 metros en su tercer intento.

Con estos resultados, Chile desplazó a Perú en el medallero general y se ubica -momentáneamente- en el 8vo puesto de estos Juegos Panamericanos.