Llegaron como favoritas. Son las actuales campeonas panamericanas y en estos Juegos llegaron a demostrar el mismo nivel que presentaron en diciembre, en Brasil. Melita y Antonia Abraham, Isidora Niemeyer y Soraya Jadue consiguieron el oro en el cuadruple femenino.

Exhibiendo una condición física enorme, las chilenas dominaron de principio a fin. A falta de 500 metros, ya se mostaban como líderes por mucho y en su remate ratificaron todo. Así, Chile sumó el undécimo oro en Lima, una presea que hace soñar aún más al olimpismo chileno.

Fue bastante la diferencia. El bote nacional se impuso en los 2.000 metros con un tiempo de 6’30″43, separado por 3″58 de Cuba, las segundas, y por 5″68 de Estados Unidos, las terceras.

La medalla dorada es la cuarta que entrega el remo, después de las conseguidas por Antonia y Melita Abraham en los dos remos largos femeninos y por Christopher Kalleg e Ignacio Abraham en la misma disciplina y la que obtuvieron hace instantes Felipe y Fabián Oyarzún, Felipe Cárdenas y Roberto Liewald en el cuádrupe masculino.

De este modo, el Team Chile ratifica su mejor actuación histórica en la cita, pues ayer ya había superado a Buenos Aires 1951, la primera edición.

/psg