El Real Madrid cerró su pretemporada en Roma, su balance en estos siete partidos ha sido de 2 victorias, 2 empates y 3 derrotas. Pero más allá de los resultados las sensaciones no han sido nada buenas, quizá de las peores que se recuerdan en verano antes de que comience la temporada oficial. Una goleada descomunal ante el Atlético de Madrid, fichajes que no han aparecido, cambios de sistema, jugadores sin el futuro decidido… y Zidane en un mar de dudas de como afrontar el estreno liguero ante el Celta en Balaídos.

¿Sabe Zidane a lo que quiere que juegue su Real Madrid? El conjunto blanco pasó de jugar con cinco defensas en la primera parte y verse avasallado por la Roma, a jugar en los segundos 45 minutos con cuatro delanteros. Cambio radical de sistema que indica que Zidane no tiene los deberes hechos. Sí es pretemporada, primeros de agosto, pero en menos de siete días comienza lo serio y ahora mismo el Real Madrid no sabe a lo que quiere jugar y así no se puede empezar una campaña en la que quieres competir por todo después de un año en blanco.Zidane apostó de inicio por segundo partido consecutivo por una defensa de cinco y sorprendentemente recibió más ocasiones que nunca y defendió igual o peor que siempre. En 15 minutos había recibido tres ocasiones claras, en 20 cuatro y en 40 minutos dos goles. No defendía nadie, ni los laterales, ni ninguno de los tres centrales, daba la sensación que aunque Zidane pusiera, tres, cuatro, cinco defensas o mil, se volviera al pasado y Hierro, Camacho, y Benito formaran parte de la zaga o se colocara una muralla sobre la frontal del área, le iban a llegar al área con facilidad. Al descanso el técnico blanco reaccionó y volvió a la defensa de cuatro y el conjunto madridista mejoró algo, un hecho que hace prever que la defensa de cinco pasará al olvido.

Marcelo es así, para bien o para mal. Es uno de los jugadores con mayor aportación ofensiva del equipo, y lo lleva siendo muchas temporadas. Muestra de ello fue el gol que marcó y la asistencia que dio a Casemiro y que por su costado llegaron las mejores jugadas de ataque del partido. Sin embargo, tiene un problema con la espalda, no sabe lo que pasa detrás de ella y mucho menos cuando forma parte de un sistema de cinco defensas.

De incógnito, así es como han pasado los fichajes que ha hecho el Real Madrid para este curso. En los siete partidos que ha disputado el conjunto blanco en esta pretemporada ninguna de las nuevas incorporaciones ha dejado un buen sabor de boca. Ya sea porque se incorporaron tarde de la Copa América, porque tuvieron contratiempos físicos, porque les cuesta coger el ritmo… lo cierto es que en el primer partido oficial del Real Madrid e próximo sábado únicamente Hazard tiene pinta que va a ser titular y casi sin merecerlo.

Y al final lo más destacado del partido fue… Gareth Bale. Aunque cueste leerlo y creerlo. Zidane recurrió al galés en el minuto 61 y el jugador al que todos señalan como una de las próximas salidas del Real Madrid fue lo menos malo del conjunto blanco en la segunda mitad. Se le vio participativo, con ganas y hasta tuvo dos goles. Lo de Bale es un claro ejemplo de miles de preguntas sin respuestas y de un jugador que podría dar mucho y bueno si él quisiera.

Escrito por Luiz Diaz para Marca de España

/GAE

@EstudioEstadio