View image on Twitter

View image on Twitter

Peor imposible el reencuentro de Toselli con el arco de U.Católica.

En la primera jugada del partido, centro de Rodríguez desde la derecha, el arquero manotea muy débil y Yerko Leiva empalmó de zurda para clavar la pelota en el arco desguarnecido.

Y cuando todavía el equipo cruzado no se reponía de la sorpresa, la llegada fue por la izquierda, centro al punto penal y Larrondo, impensadamente libre, cabeceó sin marca y derrotó a Toselli, que esta vez no tuvo responsabilidad alguna en el gol

7 minutos y 2-0 para U.Calera. Más que sorpresivo.

Y pudieron ser tres. Porque después de un altercado entre Larrondo y Huerta (que terminó con amarilla para el argentino y el labio partido para el defensa cruzado), Thomas Rodríguez llegó sin marca por la derecha y esta vez sí respondió Toselli.

FRACTURADO EL GATO SILVA

Luego llegó la jugada más lamentable del partido: salía jugando el Gato Silva por el sector central, cargado hacia la izquierda y Matías Laba le entró con mucha fuerza desde atrás. Al intentar seguir el volante cruzado su pie quedó enredado en la verdadera palanca que se armó con las piernas del volante calerano.

Cayó Silva dando muestras de muchísimo dolor y las imágenes corroboraron de inmediato la gravedad de su lesión: fractura de tibia y peroné, que obligó al ingreso inmediato de la ambulancia para trasladarlo con destino a Santiago.

Revisa la jugada:

César Deischler, que inicialmente le había mostrado tarjeta amarilla a Laba, al ver la consecuencia de su violenta intervención lo expulsó de la cancha.

La misma suerte (si así puede llamársele) corrió Gustavo Quinteros, que por protestar airadamente sufrió su primera expulsión en Chile.

MAGNASCO ENCUENTRA EL DESCUENTOU. La Calera - U. Católica en vivo: Copa Chile en directo

Ver a un compañero de profesión irse en ambulancia de la cancha, obviamente que afecta a cualquiera. Y por eso el partido tuvo entre cinco a diez minutos en que ambos equipos parecían zombies en la cancha.

El que reaccionó primero fue el elenco capitalino, en parte porque la ausencia de Laba es demasiado importante para la estructura del equipo calerano. Por lo mismo, a pesar que Leiva bajó a ubicarse en suposición, el elenco local se fue metiendo cada vez más atrás y el partido comenzó a jugarse muy cerca del área de Batalla.

U.Católica aprovechó la invitación y ya con Fuentes en la cancha se fue en busca del empate.

Hubo una serie de incidencias y revolcones en las cercanías del arco local, Sáez tuvo el descuento y falló en el empalme final. De la misma manera que no le dio a la pelota en el centro de Magnasco en el minuto 38, pero esta vez su error confundió a Batlla y la pelota entró limpiamente en el arco.

Descontaba U.Católica y se abrían las esperanzas para revertir el partido en el segundo tiempo.

OTRO LESIONADO EN LA UC: CORNEJO

Consecuencia de la dureza del juego, justo al terminar el primer tiempo U.Católica sufrió otra baja: Juan Cornejo. En su reemplazo ingresó el juvenil Oyanedel.

Con el joven lateral proyectándose habitualmente por su costado, se planteó el segundo tiempo,de manera muy similar a como había concluido la etapa inicial: U.Católica dominando sin contrapeso y U.Calera apostando al contragolpe.

En una de estas llegadas esporádicas, otra vez Rodríguez entró absolutamente solo por la izquierda y nuevamente Toselli salvó el arco cruzado tapando el remate al cuerpo.

DOS PUNTAS PONE LA UC
Pasados los 20 minutos y ante la inoperancia de sus delanteros para encontrar el empate, U.Católica envió a la cancha a Riascos, dejándolo en punta junto a Sáez. Salió Carreño.

El colombiano entró pasado de revoluciones y antes que tocara la primera pelota agarró de lleno a Juan Leiva y se ganó de inmediato tarjeta amarilla.

Sin embargo, las oportunidades más claras seguían siendo para los caleranos. De hecho, Stefanelli se perdió un gol de manera increíble, al conectar un centro que ya había superado a Toselli y mandó la pelota afuera con  el arco desguarnecido.

Y esta fue la última que tuvo U.Calera, porque de ahi en más ahora sí que la cancha se cargó de frentón hacia el arco de Batalla.

El arquero achicó de manera magistral ante una entrada de Buonanotte y tuvo suerte cuando Silva primero y Lanaro después elevaron su remate en centros que empalmaron a la entrada del área chica.

Sin embargo, cuando más necesitaba a toda su gente, U.Católica perdió a Magnasco, que recibió la segunda tarjeta amarilla a 5 minutos del final.

Los últimos minutos fueron una constante: centros para Riascos y Sáez, que más de alguno conectaron pero sin dar nunca con el arco.

Ganó así U.Calera y se justifica por su muy buen comienzo en que aprovechó con eficacia absoluta la indolencia con la que U.Católica enfrentó inicialmente el partido. Un triunfo que le da fundamento para ir a buscar la clasificación el 12 de octubre a San Carlos de Apoquindo, en un torneo en el que porqué no pueden aspirar a avolver al plano internacional.

PARA OLVIDAR

Resumiendo, Universidad Católica no querrá recordar este paso por La Calera. Porque si bien no fue por el campeonato nacional, perdieron un partido después de largo tiempo y en cierta manera comprometieron su opción a clasificar a semifinales de Copa Chile.

Además que, pese a que nadie duda que tiene el mejor plantel del fútbol chileno, esta vez se extrañaron y mucho las ausencias. Especialmente las de Pinares, Fuenzalida y Puch, que definitivamente no tienen reemplazantes a su altura.

Y lo otro, lo peor de todo: la lesión tan grave de Francisco Silva, a quien no queda más que desearle resignación, fuerza espiritual y a esperar que la recuperación sea más rápida de lo que habitualmente se acostumbra ante una doble fractura de tibia y peroné.

/por Gerardo Ayala Pizarro