Cuando realizamos deporte hay tres lesiones a las que estamos más expuestos, las cuales se clasifican como: esguinces articulares, lesiones tendinosas y musculares. Estas lesiones pueden generar una gran molestia si no se consulta a un especialista y se sigue un tratamiento que ayude a rehabilitar la articulación o músculo lesionado.

Entre las zonas en que es más recurrente sufrir una lesión deportiva, el kinesiólogo de Clínica Bupa Reñaca, Michael Wulf indica que “todo depende de la actividad deportiva que se realice, pero generalmente, este tipo de lesiones se presentan en las extremidades inferiores, en zonas como caderas, rodillas, tobillos y pies”.

Tipos de lesiones

  • Lesiones musculares: Las lesiones que afectan con mayor frecuencia a los músculos son los calambres y contusiones a causas de golpes, o contracturas, cuya consecuencia es la sensación de dolor y movimiento limitado.
  • Lesiones tendinosas: Principalmente afectan tendones y se generan por sobrecarga. La luxación también es parte de este tipo de lesión, la cual consiste en el desplazamiento del tendón de su postura natural a raíz de un movimiento determinado.
  • Lesiones articulares: Afectan principalmente cartílagos, membrana sinovial y bursas, caracterizándose por consistir en fracturas, rotura parcial o total de hueso. En la mayoría de los casos se generan a raíz de un golpe muy brusco o caída.

¿Cómo prevenir las lesiones?

Antes de buscar las zapatillas y tu buzo favorito, el kinesiólogo de Clínica Bupa Reñaca nos entrega consejos claves para prevenir lesiones deportivas:

  1. Usa zapatillas y ropa adecuadas
    Si vas a realizar actividades como running o entrenamiento funcional, la amortiguación es esencial, como también que las zapatillas sean cómodas y livianas. En cuanto a la vestimenta, elige aquella que te haga sentir libre para realizar movimientos consecutivos.
  2. Calentamiento previo
    Antes de comenzar a entrenar, es recomendable calentar, puede ser con un trote liviano o salto de cuerda, de esta manera tanto la musculatura como las articulaciones se prepara para la posterior exigencia.
  3. ¡Siempre elonga!
    Es la base para evitar lesiones deportivas. Las elongaciones de tejido blando se pueden realizar durante la actividad deportiva (pausas activas) y es muy importantes elongar al finalizar la actividad.
  4. Alimentación e hidratación
    La alimentación siempre se debe realizar por lo menos una o dos horas antes del entrenamiento. Durante la actividad física, es recomendable tomar pequeñas pausas para hidratarse con agua.
  5. Deporte acorde al estado físico
    ¡No te sobreexijas! El kinesiólogo indica que la actividad física que las personas realicen debe ser según su gusto y acorde al estado físico de la persona. Presionarnos a realizar un deporte poco acorde a nuestro rendimiento normal, puede tener consecuencias en la salud.

Validado por Michael Wulf, Coordinador de la Unidad de Kinesiterapia, Clínica Reñaca

@EstudioEstadio