Cuando un jugador sufre una lesión de alta gravedad en el fútbol chileno, el reglamento permite que el club correspondiente lo pueda reemplazar contratando a otro futbolista. Sin embargo la misma normativa establece plazos y por eso no en todos los casos se puede hacer efectivo el reemplazo, como ocurrió con Francisco Silva en Universidad Católica.

En el caso de la lesión que sufrió el Gato, tras una fuerte entrada del argentino Matías Laba en la derrota 2-1 de la UC ante Unión La Calera en el Nicolás Chahuán Nazar, el reglamento imposibilita que el mediocampista pueda reemplazarlo.

El artículo 14 de las Bases del Campeonato Nacional plantea que “las lesiones físicas cuyo tiempo de recuperación excediere de 180 días se produjeren durante la disputa de la 2ª rueda, el equipo por el cual estuviere inscrito el jugador podrá reemplazarlo por otro jugador Nacional por lo que reste de Campeonato”. Sin embargo en ese mismo artículo se establece que el reemplazo se puede realizar hasta la quinta fecha de la segunda rueda.

Cabe recordar que el fin de semana se jugará la séptima fecha de la segunda rueda del Campeonato -la UC recibirá en San Carlos de Apoquindo a O’Higgins-, por lo que el Gato no podrá ser reemplazado por otro jugador en la Franja.

Francisco Silva, quien fue operado ayer domingo en la Clínica San Carlos de Apoquindo, se perderá lo que resta de temporada 2019. “Estará fuera entre 4 y 6 meses, no de toda actividad física, pero sí de la alta competencia”, explicó Andrés Villa, traumatólogo jefe de la UC.

@EstudioEstadio