Con ese músculo económico y un proyecto futbolístico bastante estable fueron sacando al City de la sombra que en la ciudad proyectaba la opulencia del United, considerado durante varios años el club más rico del mundo. Así conquistaron cinco Premier League desde 2012, cuando en los 132 años anteriores de existencia solo habían obtenido un torneo local.

La evolución fue innegable, pero todavía tiene un margen de crecimiento por cumplir porque sigue como materia pendiente una coronación continental, en la Champions League, en la que no pasó de las semifinales (con Manuel Pellegrini) y de los cuartos de final (con Pep Guardiola).