El entrenador de Universidad Católica, Gustavo Quinteros, atacó directamente a los árbitros y específicamente a César Deischler después del informe posterior a su expulsión en la visita a Unión La Calera por Copa Chile.

“No tienen pantalones, cobardes”, es lo que consigna el informe del árbitro y que significó una fecha de suspensión para el entrenador de origen argentino. Un cargo que rechazó enfáticamente.

“Jamás he dicho que no tienen pantalones, eso es un invento. Mintieron, lo digo públicamente, esas no son palabras mías. Los árbitros mienten”, sentenció el entrenador del líder del Campeonato Nacional.

“Eso de los pantalones es mentira. No son palabras mías. Si hubiera puesto en el informe ‘no tienen huevos’, puede ser que sea mío. ¿Pero pantalones? No. Es mentira. Hay que hacerlo público. Los árbitros mienten en el informe contra mí”, agregó.

“Es algo nuevo para mí. Estaban las cámaras, en ningún momento insulté al árbitro ni le falté el respeto. Si hablé fuerte al cuarto árbitro y al línea. Quizás el codazo de (Marcelo) Larrondo a (Valber) Huerta se le pudo haber pasado, pero la lesión de (Francisco) Silva se notó a 50 metros, se escuchó el ruido”, explicó.

“A mí me produce bronca e impotencia porque nosotros no tenemos defensa. Lo único que me defiende es lo que escucharon ustedes. El codazo de Larrondo, si hubiese parado ahí esa agresión con una (tarjeta) roja, tal vez hubiésemos evitado la lesión de Silva”, alertó Quinteros.

Sobre el Gato, el técnico de la UC valoró que “estas desgracias los jugadores puedan aprovecharlas para estar más con la familia y estoy seguro de que así lo va a hacer. Lo queremos pronto, recuperado y bien lo antes posible”.

/gap@EstudioEstadio