La derrota sobre la hora que Santiago Wanderers sufrió ante Santiago Morning le impidió llegar a la cima de la Primera B. Pese a que el cuadro de Valparaíso marcha en el cuarto puesto de la categoría, el ambiente en la interna no parece estar precisamente tranquilo.

¿Por qué? Porque el director técnico del “Decano”, Miguel Ramírez, manifestó la molestia con el cuerpo médico de la institución a raíz de un mal diagnóstico con Enzo Gutiérrez, quien padece una rotura parcial del ligamento anterior de la rodilla derecha. Pero eso no fue dicho desde que el delantero se lastimó, casi una semana y media antes de conocer el real alcance de la lesión.

“¿Qué hubiese pasado si durante el entrenamiento o el mismo partido se le rompía el ligamento? Los culpables habríamos sido los miembros del cuerpo técnico, pero este ya no es un problema mío. En este caso se perdieron 10 días, jamás supimos la dolencia del jugador”, expresó el “Cheíto” en declaraciones que publica El Mercurio de Valparaíso.

Pero eso no fue todo lo que dijo el campeón de la Copa Libertadores con Colo Colo. “Este es un tema delicado porque no viene de ahora”, lanzó el otrora defensor. Y, en parte, tiene razón: David Pizarro deslizó una crítica en su momento, cuando admitió que “nunca me había lesionado tanto como en Wanderers”. El sábado a las 20 horas, los caturros recibirán a Deportes La Serena en el Elías Figueroa Brander.

/GAE
@EstudioEstadio