Argentina derrotó a Corea del Sur, a Nigeria, luego a Rusia. Luego a Venezuela y a Polonia. Dio dos golpes fuertes consecutivos, ante Serbia y Francia. Y está en la final del Mundial de Básquet. Lo logró por varios factores: las asistencias deluxe de Facu Campazzo, el talento perenne de Luifa Scola, la voracidad bajo el aro de Delía Pero algo más tienen.

198 personas están hablando de esto

El Alma cuenta con un apoyo incondicional de sus fanas. De los que viajaron desde la Argentina y de quienes, por trabajo o por turismo, andan dando vueltas por China. Ahora bien: también hay una fanaticada local que sigue de cerca a la Selección. Y que, además, de arengar con banderas, ¡cantan canciones de cancha! Para la Confederación Argentina de Básquet, ya son una especie de amuleto.

“Vamos Argentina, sabés que yo te quiero, hoy hay que ganar…”, cantaron este viernes un grupo de hinchas chinos en la puerta del hotel de concentración de El Alma. Sus imágenes fueron capturadas por la cuenta oficial de la CABB y también por Scola, quien despierta un fanatismo especial en el público asiático.

La empatía china por Argentina está relacionada directamente con la llegada de Luifa al Shanxi Brave Dragons en 2017, desembarco para el que mucho tuvo que ver el gigante Xao Ming, ex cumpa de Luifa en Houston Rockets. Luego, pasaría al Shanghai Sharks.

La figura de Scola creció en China a partir de su decisión de jugar en una liga en pleno desarrollo y crecimiento, aunque con menor roce físico que las más poderosas del planeta (por eso, entre otras cosas, es adoptada como destino de varios ex NBA y ex Euroliga). Argentina tiene banca, entonces.

Valdrá cantar, entonces, que “esta hinchada loca deja todo por la copa… La que tiene a Facu y a Scola”.

/Gap@EstudioEstadio