Las condiciones de seguridad de la capital chilena obligaron a la Conmebol a reunirse con los clubes finalistas de la competición, River Plate y Flamengo, para definir la nueva sede del partido, tras decidirse que no se jugara en Santiago.

LConmebol decidió que Lima sea la nueva sede de la final de la Copa Libertadores, la primera a partido único, en sustitución de Santiago de Chile. La capital peruana acogerá el próximo 23 de noviembre (21.30 horas) el duelo entre River, vigente campeón, y Flamengo, el aspirante brasileño.

Tras una larga reunión en Asunción, los dos equipos llegaron a un acuerdo con Alejandro Domínguez, presidente del máximo organismo del fútbol sudamericano, que decidió cambiar de sede debido a la crisis social y a los disturbios que se viven en Chile en las últimas semanas y que han puesto en jaque al gobierno de Piñera.

Esta resolución se tomó también como consecuencia de las amenazas de hinchadas de clubes del torneo local (U. Católica, U. de Chile y Colo Colo) de boicotear el partido con multitudinarias marchas en las calles de la ciudad trasandina.

Finalmente, el Monumental de Lima será el escenario de la final.

/gae@EsdtudioEstadio