Históricamente a nivel Sub 17 e, incluso, Sub 20, los africanos han sido quienes han obtenido los mejores resultados. Nigeria, Malí o Ghana, suelen ser algunos de los equipos que llegan a instancias finales de los mundiales juveniles, adueñándose del protagonismo.

Pero en esta edición de Copa del Mundo Sub 17, disputada en Brasil, el gran favoritismo se lo ha llevado el local. El “Scratch” fue, junto a Francia, el único equipo que ganó los tres partidos de la fase de grupos, tras superar 4-1 a Canadá en el debut, 3-0 a Nueva Zelanda y 2-0 a Angola. Sólo un gol recibido y los nueve tantos a favor, ratifican la contundencia y el favoritismo de una selección que ya levantó tres veces el torneo en 1997, 1999 y 2003.

Difícil tarea

Brasil siempre será candidato y aún más cuando sea dueño de casa. Por ello, si la “Roja” quiere prolongar su estadía en la Copa del Mundo Sub 17, deberá subir mucho su nivel en comparación al rendimiento mostrado en la fase de grupos, donde sólo cosechó tres puntos tras vencer a Haití por 4-2.

El equipo de Leiva se inclinó 0-2 ante Francia y no pudo ante Corea del Sur, cayendo por 1-2. Sólo su buen comportamiento en cuanto al juego limpio, al recibir menos amarillas y no contar con ninguna expulsión, le dieron el paso a octavos a Chile por sobre Holanda.

Y Brasil mete miedo. El rival de la “Roja” hoy tiene como figura a Talles Magno, centro delantero que con 17 años ya fue tasado en 5 millones de dólares por su club: Vasco da Gama. Su talento no pasa desapercibido e, incluso, ya lo comparan con Neymar, como el futuro “conquistador de Europa”.

En la tabla de goleadores del Mundial, hasta el momento, hay tres brasileños: Verón, Peglow y Talles Magno, todos con 2 tantos. La estadística es liderada por el australiano Noah Botic, quien ha anotado cuatro conquistas.

/gap@EstudioEstadio