Chelsea Ajax son dos de de los equipos que reúnen más talento joven de Europa. Dos conjuntos atrevidos, ofensivos, que demuestran que no sólo de grandes estrellas consagradas vive la Champions League. Y, del choque entre los ‘niños’ de Lampard y Ten Hag, salió un partidazo. En Stamford Bridge, ‘Blues’ y ‘Ajacied’ empataron a cuatro en un duelo para el recuerdo.

El encuentro tuvo de todo: ocho goles, una remontada de un 1-4 para un 4-4, dos rojas para los holandeses, dos goles en goles para los ingleses…pasó de todo en Londres. Un empate que deja el grupo H patas arriba, con Ajax, Chelsea y Valencia empatados a siete puntos.

El inicio de partido ya dejó antever a lo que se asistiría en Stamford Bridge. Un choque emocionante, de permanente ida y vuelta… con el Ajax luciendo su calidad y determinación ofensiva. En el 2′, Quincy Promes tiró una falta desde la parte izquierda y Tammy Abraham, con un mal despeje de esos que es tan típico de un delantero que está defendiendo en su propia área, introdujo el cuero en su portería. Fue el segundo gol más tempranero que el Chelsea concedió en su historia en la Champions, sólo superado por la diana de Stephan El Shaarawy, con la Roma, en octubre de 2017, a los 39 segundos.

Sin embargo, los ‘ajacied’ sólo estuvieron tres minutos por delante en el luminoso. Y es que, en el 5′, Pulisic forzó un penalti que el especialista Jorginho convirtió en gol. Tras el fallo de Barkley ante el Valencia, ahora la responsabilidad le tocó al italiano que, con la clase que le caracteriza, no falló.

Sin embargo, el rodillo del Ajax no se atemorizó con el 1-1. Los ‘niños’ de Lampard presenciaron lo mejor de un Ajax joven pero que ya sabe lo que es deslumbrar en Europa. En el 20′, el ‘hechicero’ Ziyech le puso un balón perfecto para Quincy Promes, que, tras ganarle la partida a Azplicueta, hizo el 1-2 de cabeza. Fue el undécimo tanto del ex del Sevilla este curso.

Y en el 35′, las cosas empeoraron para los locales. Una falta de Ziyech sobrevoló Kepa y, tras pegar en el palo, rebotó en el portero español, colándose en la meta ‘blue’. En el primer tiempo, el Ajax hizo tres goles… haciendo sólo un tiro a puerta. El Chelsea concedió tres goles en un primer tiempo en Champions por primera vez en su historia.

Al descanso, Lampard intentó cambiar el partido. Reece James salió por Marcos Alonso, pasando Azpilicueta a jugar como lateral izquierdo. Pero eso no incomodó al Ajax. Tras nueva asistencia de Ziyech, Van de Beek se convirtió en el primer jugador holandés en marcar en cuatro partidos consecutivos fuera de casa en Champions League.

Con 1-4 en el luminoso, el Chelsea se aferró a la épica, personificada en su capitán. Azpilicueta apareció al segundo palo para introducir en la meta de Onana un tiro cruzado de Abraham y darle algo de esperanza al Chelsea. Y esa esperanza en remontar se convirtió en algo muy real en el 68′, cuando se dio una jugada que cambió el partidoBlind derribó a Abraham, la jugada prosiguió y Veltman tocó el balón con la mano dentro del área. Tanto Blind como Veltman vieron la segunda tarjeta amarilla tras esa acción, en la que Rocchi volvió a señalar penalti que Jorginho convirtió en el 3-4. En una sola jugada, el Ajax encajó un gol y perdió a dos jugadores.

Con dos más y Stamford Bridge empujando, el cuarto del Chelsea cayó por su propio peso. Y, en este ‘Baby Chelsea’ lleno de ‘niños’ de Lampard, esa diana tenía que ser de un joven. Tras saque de esquina, Reeece James anotó el 4-4 y, a sus 19 años y 332 días, se convirtió en el más joven goleador de la historia del Chelsea en la Champions League.

Con el empate a cuatro, el Chelsea fue con todo a por el quinto. Stamford Bridge empujaba su equipo hacia el quinto, que llegaría a través de su capitán. Azpilicueta anotó el 5-4 pero, tras revisión del VAR, la diana no subió al marcador porque el español controló el balón con la mano. Hasta el final, el Ajax aún hizo un último homenaje a Cruyff. “Salgan al campo y disfruten”, decía ‘El Flaco’. Y, aún con nueve hombres sobre el terreno de juego, el Ajax nunca se dejó de divertir. Corriendo el riesgo de encajar el 5-4, los holandeses fueron a por el triunfo, negado debido a una grande parada de Kepa justo antes del final. Todo un partidazo.

/GAE
@EstudioEstadio