Ribéry explota: “Foll… a vuestras madres, vuestras abuelas y vuestro árbol generacional”

Frank Ribéry ha explotado en redes sociales con una serie de mensajes en sus perfiles de twitter e instagram contestando a todos aquellos que le criticaron por comerse un filete bañado en oro de 1.200 euros hace unos días en el restaurante del conocido Nusret Gökçe, llamado popularmente Salt Bae.

El francés se ha desahogado con una serie de mensajes en cadena, primero en general a aquellos que han censurado su comportamiento.

“En 2019 le pondremos los puntos a la I y las vigas a la T. Empecemos con los envidiosos, los haters, quienes seguramente llegaron a nacer por culpa de un condón roto. Foll… a vuestras madres, vuestras abuelas y también a vuestro árbol generacional. No os debo nada, mi éxito se lo debo ante todo a Dios, a mí y a mis prójimos, a quienes creyeron en mí. Los demás no sois otra cosa que chinas en mis calcetines”.

A continuación ha disparado a los medios de comunicación que también han criticado que se gastara ese dinero en pedir el filete de oro.

“Además, en referencia a los pseudoperiodistas que siempre han vertido críticas negativas hacia mí, mis actos (último ejemplo, el precio de lo que me como), cuando yo hago donaciones (porque me han enseñado a dar cuando recibo mucho), ¿por qué ningún gran medio nacional lo difunde? No, ustedes prefieren hablar de las vacaciones que paso en familia, escrutar mis acciones y mis gestos, lo que como, etc. Ah sí, para ese tipo de cosas superficiales siempre estáis ahí”

Y en tercer término, Ribéry contesta a una conocida periodista francesa, Audry Pulvar, que en twitter escribió: “Señor Ribéry, si usted no sabe qué hacer con su dinero, hay muchísimas causas que se pueden financiar apoyar en el mundo entero”. El mensaje que sigue va acompañado de una imagen de una entrevista de la periodista cuyo titular es precisamente: “Yo hago lo que quiero con mi dinero”.

“Para acabar con esta polémica que no tiene ninguna razón de ser me dirijo a Audry Puvard, o señora ‘yo hago lo que quiero con mi dinero, con unas gafas de 3.000 euros de caparazón de tortuga’, espero que os permitan adivinar un mejor futuro profesional que el de esta pseudoperiodista que usted es“.

/marca