Josep M. Artells: Coutinho se anima en la fiesta de Messi

alverde es un técnico que gestiona sutilmente los altos y bajos de la plantilla con buenos resultados. Ante el Eibar le dio el ‘alta’ definitiva a Coutinho manteniéndolo en observacióny el brasileño le correspondió mostrando una estimable mejoría. Fue de los mejores en una primera parte incómoda sumándose a la fiesta de Messi por sus 400 goles en la Liga. No hubo sorpresas con un Luis Suárez desatado y el Barça concluyó la primera mitad de la Liga como líder sólido y manteniendo los cinco puntos sobre el Atlético.

Coutinho está en el buen camino. Su falta de confianza se traducía en apatía. No es un jugador carismático, pero le afecta el estado de ánimo como se vio en el Ciutat de València tras marcar el penalti. El brasileño jugó de salida por Dembélé, dos casos distintos de alejamiento pero que han tenido una forma similar de ser rescatados por el entrenador.

Valverde resucitó a Ousmane sacándole los diez últimos minutos ante el Atlético. Lo había dejado en el palco ante el Betis y el francés, que recibió toda clase de toques por su actitud, les dijo a todos que había vuelto marcando nada menos que el gol del empate en el Wanda. Salvó el liderato. Poco a poco el extremo galo se comió a Coutinho y antes Arthur ya lo hizo sacándole del centro del campo. Definitivamente, su perfil es el de un mediapunta con desborde y vocación de dar el último pase y con gol.

Cou fue protagonista en dos goles, pero lo importante fue que se reencontró moviéndose bien entre líneas y haciendo buenas combinaciones con Messi. Hasta que el Eibar no se vino abajo, el Barça pudo salir con cambios de orientación, llegadas de Jordi Alba y el juego de trincheras de Cou. El calvario del ‘7’ empezó cuando dejo de ser titular a inicios del pasado mes ante el Villarreal. Por Navidades, ante el Celta, el aclamado en el Camp Nou fue Dembélé.

El partido, con el rival destensado, sirvió para que el ‘Txingurri’ se aminara a jugar con cuatro delanteros (un 4-3-3 en realidad) con Ousmane en la derecha y Cou en la izquierda. Un guiño del técnico. Coutinho siguió en el campo en su partido más importante en semanas. Hay que celebrar la gestión de Valverde y un campeonato de invierno que invita a ser muy optimistas con Messi batiendo récords y en racha goleadora.

/Columna de Josep M. Artells para Mundo Deportivo