La F1 mira expectante a Honda

Se ha vuelto habitual escuchar a estas alturas de la pretemporada el primer arranque de los monoplazas de F1 en sus fábricas, con ese halo de misterio que implica no ver el coche ni sus novedades técnicas. En los últimos días rugieron los motores de McLaren, Renault, Ferrari o Mercedes, con mejor o peor calidad del sonido, aunque el universo de la F1 presta más atención a la última unidad de potencia que ha rugido, este sábado, la de Honda.

Porque será la primera vez que los japoneses suministren motores a dos equipos simultáneamente desde su regreso a la F1 en 2015, de la mano de Ron Dennis. Y después del fracaso con McLaren que les llevó a romper su vinculación al poco de empezar la temporada 2017, la posibilidad de comprobar en la pista qué ha llevado a Red Bull a decidirse por ellos genera una enorme expectación. Toro Rosso fue un conejillo de indias, así lo entendió también Honda, para que el desarrollo del RA619H (la denominación del motor actual) encaje con las exigentes expectativas de Helmut Marko, Max Verstappen y compañía.

/As.com