Si no es por Ter Stegen…peor lo hubiera pasado el Barcelona en Bilbao

Salvó el partido con un paradón a Williams y deja a seis puntos al Real Madrid

La sombra del Real Madrid es alargada y Messi salió de inicio en San Mamés pese a que no se entrenó los días previos al partido. Una victoria en Bilbao dejaba a los madridistas a ocho puntos, pero una derrota metía a los blancos en la lucha por la Liga con la visita pendiente al Bernabéu. Al final empate y el Real Madrid se coloca a seis del Barcelona.

El caso es que Valverde tiró de Messi pese a que no está al ciento por ciento en un campo tan exigente como es San Mamés. E hizo bien porque todo el peligro azulgrana estuvo en sus botas. Otro problema inicial de Valverde era la baja de Jordi Alba. Lo solventó cambiando de banda a Semedo. Y el portugués volvió a responder dejando clara su progresión. Por el lesionado Arthur salió Arturo Vidal y aquí sí perdió el Barcelona pese a que la posesión fue suya. Al chileno no les salió nada y Aleñá le sustituyó a la hora de juego.

No sabemos si influyó o no la presencia de Leo en el once, pero Gaizka Garitano hizo varios cambios con respecto a sus habituales.El equipo que sacó fue el mismo que alineó Berizzo en la ida y que estuvo a punto de hacerse con el triunfo en el Camp Nou. Y la fórmula funcionó en una primera parte en la que el Athletic fue mejor que un Barcelona muy plano.Puso a Balenziaga de lateral izquierdo y a Yuri de interior. Apostó por Raúl García y dejó en el banquillo a Muniain. Parecía un equipo más defensivo que otra cosa, pero la apuesta funcionó y aunque el Athletic sufrió por momentos tuvo las mejores ocasiones.

La primera fue un disparo cruzado de Yuri que rozó el gol. Ter Stegen empezó su recital con un disparo ajustado de Susaeta y una media chilena de Raúl García que estuvieron muy cerca de suponer el 1-0. Pero ese es el gran problema del Athletic: no tiene gol. Y por eso está en puestos más bajos de lo que merece en la tabla.

La primera mitad del Barcelona no fue nada buena. No se puede ganar en Bilbao sin correr y Herrerín apenas tuvo que intervenir antes del descanso.Rakitic, Busquets, Vidal y Coutinho se hartaban de pasarse el balón pero no encontraban huecos ante la tupida defensa rojiblanca. Un disparo lejano de Messi, que sin estar bien fue de lo mejor de su equipo, supuso la mejor ocasión de los de Valverde antes del paso por los vestuarios.

La segunda parte fue otra historia. El Barcelona metió algo de velocidad a su juego y el Athletic lo notó. Los vascos se atrincheraron y parecía que el gol azulgrana era cuestión de tiempo. Pero pasaban los minutos y las ocasiones no llegaban a la meta de Herrerín. Pases y más pases, pero se echaron de menos las bandas y sobre todo la figura de Jordi Alba. Messi aparecía siempre, pero este no es el Messi que conocemos. Y quien pudo marcar fue el cuadro local tras una contra que acabó con un disparo de San José que se fue fuera por muy poco.

Valverde se la jugó en el último cuarto de hora dando entrada a Dembélé, que también volvía, pero estaba claro que no era el día del Barcelona. Y fue Iñaki Williams quien tuvo los tres puntos en el minuto 82 con un derechazo desde cerca que salvó Ter Stegen sacando una mano increíble en la que puede ser la parada de la temporada.

El partido acabó con una pequeña polémica en una jugada en la que Yeray fue al suelo ante Semedo y que fue revisada por el VAR con el pitido final efectuado. Las protestas del Barça no tuvieron premio. El empate final dejó contento a unos y otros porque lo importante para ambos era sumar.

Fuente: Marca

 

, ,