Sin Neymar y sin Cavani, pero con un gran Di María, el PSG vapuleó al United en su propia casa (Video)

En una sola noche, Di María levantó más veces a Old Trafford que en toda la temporada que jugó en el Manchester United. Fue una pesadilla para el Teatro de los Sueños. Un Ángel vestido de ‘diablo’ que desquició a los ‘red devils’ en el césped y en la grada. Se retó con sus gestos con una afición que le abucheó e hizo añicos la imbatibilidad de Solskjaer con sus botas.

La racha del noruego terminó en el duodécimo partido y en el peor momento: los cuartos de Champions League se alejan tras una derrota dolorosa que dibujó uno de sus ex. El PSG, al que le faltaron la C y la N de la ‘MCN’, dio un golpe de efecto en Europa el día que menos glamour y champagne destilaba su once.

Tuchel, sin Cavani y Neymar, se inventó una roca con Marquinhos en la medular y Alves en la derecha. Músculo arropando al metrónomo de Verratti y liberando a Di María y Mbappé. La sociedad entre el extremo argentino y el velocista francés era la gran baza de los parisinos. Tras caer en octavos consecutivamente ante Barcelona y Real Madrid sentían sudores fríos visitando la casa del United sin dos de sus tres estrellas. Superaron la prueba con éxito.

El PSG mandó y el United presionó en un primer acto en el que hubo más golpes que pases. Verratti movía los hilos y Pogba perseguía sombras. Buffon y De Gea apenas tenían trabajo. A sus 41 años, el meta italiano frenó un latigazo sin ángulo de Rashford que se colaba. Cuando Gigi debutó en la Champions, el inglés no había nacido. Un choque generacional en el que Buffon fue el gran vencedor. El United, que perdió a Lingard y Martial por lesión, estaba incómodo.

La función del segundo acto la dirigió Di María. Fue el actor principal, el director, el que mezcló el sonido y el que grabó la película. El empujón de Young que casi le deja K.O. al golpearse en su brazo con la valla le envalentonó. El ‘Fideo’ se encaró con la grada, se ‘bebió’ una cerveza que le lanzaron y le devolvió sus insultos con su fútbol. Hizo de todo. Tenía ganas a su exequipo. El PSG comenzó a calentar los guantes de De Gea.

El meta español despejó un cabezazo de Mbappé. Y en un córner, Di María la puso, el United se olvidó de defender y Kimpembe marcó el 0-1. Primer gol del defensa con el PSG. El United estaba acusando el golpe… y recibió el segundo directo. Otra vez Di María sacó la escuadra y el cartabón en una contra eléctrica para dejar franco a Mbappé y para que marcara el 0-2. Otro templo en el que se doctoró Kylian. Ya no es noticia. El atacante galo suma 22 goles en total este curso, uno más que Cavani. Es el máximo realizador del club parisino esta campaña y celebró su séptimo gol en nueve duelos de eliminatorias de Champions. Está en su salsa. Ya no es sólo el PSG de Neymar. Mbappé reclama el copyright de la escuadra de Tuchel.

El PSG disfrutaba. Mbappé y Di María se gustaban con taconazos, combinaciones… y De Gea sufría. El extremo argentino lanzó un misil inteligente desde su campo que dejó mano a mano a Mbappé con De Gea. El español sacó su chut como el tiro de Bernat. Los de Tuchel estaban cómodos y el United intentó equilibrar el duelo con empuje. Buffon apenas apareció.

El PSG buscó correr cuando Verratti dijo basta. El medio italiano se tuvo que ir tocado… y Pogba expulsado por sus protestas. No estará en París en un partido que se empina para los ‘diablos rojos’. La vuelta puede ser una tortura para el United que sin Mourinho y con Solskjaer había multiplicado su fútbol… sin llegar a equilibrar la balanza con los parisinos. Les falta un poco. Un PSG diabólico enseñó su músculo en Mánchester. Con Mbappé y Di María todo es posible. El argentino fue Ángel y diablo en Old Trafford.

/Marca

,