El Manchester City derrota al Chelsea en los penaltis y se lleva la Copa de la Liga

Los fallos de David Luiz y Jorginho desde los 11 metros otorgaron a Guardiola su 25º título

El primer título de 2019 en Inglaterra, la Copa de la Liga, no pudo tener un desenlace más apretado. Manchester City y Chelsea jugaron una final de tú a tú que se decantó en los penaltis después de que al final de la prórroga se llegara con 0-0. Los fallos de David Luiz y Jorginho desde los 11 metros condenaron a los ‘blues’ y otorgaron al City la Carabao Cup. El lanzamiento de Sterling rubricó un título, el 25º de Guardiola, al que esta misma temporada podrían sumarse Premier, Champions y FA Cup. Parece difícil, pero en Inglaterra ya se habla de póker, répoker si se cuenta la Supercopa inglesa. Una tanda polémica, ya que Kepa, tocado, se negó a abandonar el campo pese a la insistencia de Sarri para que abandonara el campo y entrara Caballero al final de la prórroga.

El Chelsea llegó a Wembley con la lección bien aprendida. El 6-0 encajado ante el Manchester City hace 15 días en Premier -a los 25′ ya perdía 4-0- escoció tanto en Stamford Bridge que el cuestionado Maurizio Sarri no dudó en traicionarse a sí mismo. Renunció a su fútbol de posesión y optó por protegerse: colocó a Hazard de ‘falso 9’, dejó a Higuaín en el banquillo junto a Kovacic y envío a Marcos Alonso a la grada.

Guardiola fue más fiel a sí mismo. Dio entrada a su portero titular (Ederson), ‘reservó’ a Sané y colocó a Zinchenko, que venía de dar dos asistencias en el mencionado 6-0 al Chelsea, como lateral zurdo. Sobre el césped, de inicio, cuatro españoles: Kepa, Azpilicueta, Pedro y David Silva.

Dominio estéril del City

La presión adelantada del City ahogó al Chelsea, incapaz de pasar de mediocampo. A los ‘blues’, sin embargo, se les veía cómodos agazapados atrás a la espera de ‘cazar’ un error del rival.

“Ha sido aburrido, con pocas ocasiones. El Chelsea está llevando el partido donde quiere. Sarri debe estar contento de la organización defensiva de su equipo”. La sinopsis de Mourinho en el descanso fue perfecta. Sarri juntó líneas para cerrar espacios por dentro y el trabajo de los ‘dobles laterales’ (Azpilicueta-Pedro y Emerson-Willian) cortaba las ‘alas’ al City. Atrás, Rüdiger y David Luiz, se mostraron imperiales.

Equilibrio total que dejó muy pocas ocasiones en la primera mitad. Apenas cabe reseñar dos de Agüero para el City. en el 21′ recibió de Bernardo Silva, la bajó con el pecho y remató alto y en el 28′ disparo raso, a las manos de Kepa, desde la frontal. El ‘intento’ más claro del Chelsea fue un despeje de Otamendi contra su propia portería que acabó en córner.

Gol anulado a Agüero

La segunda parte comenzó con una sustitución -Laporte (tocado) dejó su lugar a Kompany- y un gol anulado a Agüero por fuera de juego en el 56′. El VAR ratificó que El Kun recibió en posición adelantada, aunque era, cuanto menos, dudosa.

Las tornas, a partir de ese instante, comenzaron a cambiar. El Chelsea comenzó a atreverse gracias al vigor físico de Barkley y Kanté en la medular y la calidad de Hazard arriba. De las botas del belga nacieron las mejores jugadas de los ‘blues’. En el 66′ completó un eslalon espectacular dejando atrás a Kompany y Laporte y cedió atrás sobre la llegada de Kanté, que disparó alto. El citado Barkley, en el 70′, rozó la escuadra. La ocasión más clara, sin embargo, la tuvo Pedro en el 76′. El español se quedó mano a mano tras un gran pase de Hazard, pero, en lugar de tirar, buscó al belga y Zinchenko bloqueó su envío.

El Chelsea comenzó a crecer

El ‘rush’ final del partido fue, cuanto menos, sorprendente. El Chelsea tomó la iniciativa por completo y el City buscó la contra. Fue así como forzó las amarillas de Rüdiger y Barkley. No hubo, en cualquier caso, forma de evitar la prórroga. Ni siquiera con un disparo de falta de Willian que se ‘envenenó’ y obligó a Ederson a desviar a córner en el 92′.

“El Chelsea pasó de tener un bloque muy bajo a un bloque medio con los atacantes más cerca del último tercio y trajo más peligro. Es un partido muy abierto”, comentó Mourinho al final de los 90 minutos.

La prórroga siguió la misma tónica. El Chelsea fue ‘in crescendo’. Los cambios de Sarri (Hudson-Odoi por Pedro, Loftus-Cheek por Barkley e Higuaín por Willian) cuajaron mejor que los de Guardiola (Gündogan por Silva, Sané por De Bruyne y Danilo por Fernandinho). Hazard, con la entrada de ‘El Pipita’, se adueñó del partido jugando con más libertad, en plan ‘playmaker’. Oportunidades en la primera ocasión del tiempo extra, eso sí, sólo hubo una… y no de demasiado peligro. Jorginho remató altó desde fuera del área tras una larguísima posesión ‘blue’ en el 100′.

La polémica Kepa-Sarri

El cansancio, lógicamente, comenzó a notarse y aparecieron más errores e imprecisiones. Así fue como en el 109′ apareció la ocasión más clara del partido: Sterling se zafó de Emerson, ganó línea de fondo y entre Azpilicueta y Kepa sacaron la pelota ‘in extremis’ en boca de gol. El City, cuando se olían los penaltis, a punto estuvo de llevarse la victoria con un tiro de Agüero desde fuera del área que un acalambrado Kepa detuvo en el 118′.

Fue su último acto de servicio antes de los penaltis y de que Sarri protagonizara una agria polémica con el ‘lesionado’ Kepa. El técnico quería retirarle a toda costa y meter a Caballero y el ex del Athletic se negó tajantemente a abandonar el campo. Una discusión que se demoró durante más de dos minutos con Sarri haciendo un ademán de ir camino de los vestuarios. Mientras tanto, Caballero, cariacontecido, no sabía si quitarse o ponerse los guantes.

La final, igualada a más no poder, se decidió por penaltis… con Kepa bajo palos. El triunfo, sin embargo, fue para el City. El ‘1’ del Chelsea detuvo un penalti a Sané y tocó el de Agüero… pero los fallos de Jorginho (paró Ederson) y David Luiz (poste) condenaron al Chelsea. El primer título de la temporada va para el City. Es el 25º título de Guardiola, un trofeo que rubricó el lanzamiento de Sterling desde los 11 metros

Fuente: Marca

, ,