La dura vida de Frances Tiafoe, la promesa estadounidense que cayó ante Jarry

Frances Tiafoe (35°) fue el complejo rival al que derrotó Nicolás Jarry (86°) en el Masters 1000 de Indian Wells. El joven estadounidense es uno de los mejores exponentes de la nueva camada de tenistas de la ATP, tanto que ya firmó sus primeros cuartos de final en un Grand Slam: fue en la edición 2019 del Abierto de Australia. Hoy, además de fama, el joven de 21 años acumula más de U$S2.3 millones en premios y varios auspicios, una realidad absolutamente distinta a la que vivió en su dura infancia. Esta es su especial historia.

A los cuatro años, Frances comenzó a entrenar en el club y cuando tenía ocho, el entrenador profesional Misha Kouznetsov decidió ser su mentor. A los 15 se convirtió en el campeón infantil más joven de Estados Unidos en la historia del prestigioso Orange Bowl.

Su explosión en el profesionalismo se dio en 2016, cuando consiguió sus primeros grandes resultados en challengers. Al año siguiente ya participaba en ATP debido a invitaciones, que poco a poco fueron disminuyendo porque avanzaba rápidamente en el ránking. En Delray Beach 2018, Tiafoe sorprendió al conseguir su primer título ATP. Pero, sin duda, su mejor momento en el circuito se dio este año en el Abierto de Australia, certamen al que llegó a cuartos, siendo derrotado por Rafael Nadal. En Melbourne confesó uno de sus máximos sueños como profesional.

“Hace 10 años le dije a mi padre que llegaría a ser profesional, que iba a cambiar su vida y mi vida. Ahora estoy en cuartos de final de un Grand Slam y no puedo creerlo”, señaló tras ganarle a Grigor Dimitrov en octavos. Aquello lo cumplió. Ahora intenta asentarse en la élite del tenis, el mundo que conoce desde adentro hace 17 años. «He estado en una pista de tenis toda la vida. Lo único que ha estado allí más tiempo es el poste de la red», señaló en 2014 al Washington Post.

,