El Villarreal quiere seguir saliendo los jueves

En cuartos y a soñar en la Europa League

Los que hemos sido jóvenes y universitarios, y también los que no, sabemos que las noches de los jueves son sagradas. Al menos lo eran. Ahora vuelven a serlo para el Villarreal, que las está aprovechando con la ilusión del que quiere levantar la copa con la que siempre ha soñado y nunca ha probado. Tres años después, el equipo de Calleja se lo ha ganado y está en cuartos de final. Como poco, todavía le quedan dos fiestas para montarla y olvidar lo que está sufriendo cada día. Sin la presión de LaLiga, con la ilusión de convertir en inolvidable una temporada que está siendo crítica.

Seguramente, el Zenit era el favorito de la eliminatoria. Pero el Villarreal volvió a superar al líder de la liga rusa, eliminado con claridad, derrotado en su casa y también fuera de ella. El submarino disfrutó la noche todo lo que pudo y más. Para pasar de ronda y ganar una confianza que nunca sobra y no ha sobrado en lo que va de curso para los amarillos.

El partido tuvo poca historia, sólo la que preparó el Villarreal. Azmoun dio dos sustos para empezar, pero también para acabar. El gol de Gerard Moreno a la media hora, facilitado por un Lunev que estaba en la luna, finiquitó una cita para gustarse. Y lo siguió haciendo el catalán, que puso el segundo tanto en la cabeza de Bacca en bandeja de plata.

La fiesta se cerró con un gol de Ivanovic para que el árbitro no se olvidase del serbio al escribir los créditos. También sirvió para recordar que el serbio siempre ha tenido algo dentro del área y que también lo sigue teniendo el Villarreal. El domingo toca sufrir, pero ya tiene marcado en rojo otros dos jueves más. A eso aprendimos en la universidad.

Fuente: Marca

, ,