Se confirma: ni el Real Madrid sin Cristiano, ni Cristiano sin el Real Madrid

Hoy el fútbol debe estar de enhorabuena y ponerse en pie para ovacionar al Ajax. En el estadio de la Juventus el conjunto holandés firmó una actuación digna de alabanzas por su actitud y por su puesta en escena. Sin complejos, sin miedos solo con fútbol, solo fútbol y del bueno. Superó en octavos al Real Madrid y en cuartos a la Juventus y ya está en semifinales contra todo pronóstico.

Ni Cristiano Ronaldo, ni el Real Madrid. Hay matrimonios y parejas que deben permanecer unidas y que el uno sin el otro incomprensiblemente no son capaces de encontrar el éxito. Lo que fueron años de gloria interminables de la mano entre el conjunto blanco y el jugador portugués ya forman parte de la historia. Es indudable que el Real Madrid echa de menos a Cristiano Ronaldo, tanto como que Cristiano Ronaldo también añora al conjunto blanco y que sin él ya no sabe ganar en Europa.

El fútbol cada vez se parece más a la vida. El Ajax fue fiel a sí mismo, a su ilusión y a sus ganas por seguir estando ahí y avanzando, sin pensar en el miedo que le puede provocar el futuro y todo lo que pueda venir por delante. El Ajax quiere vivir el momento que está viviendo, dejarse llevar en la Champions que de momento le está sonando demasiado bien sin pensar en que su historia en esta edición de la Liga de Campeones pueda terminar algún día, pero ¿y si no termina y es su año en Champions?

Su nombre es uno de los que en este mercado va a sonar mucho y es que hay que apuntarlo con mayúsculas, negrita y subrayado: De Ligt. Y uno de los motivos más allá de la seguridad defensiva que transmitió a lo largo de toda la eliminatoria, fue con a decisión con la que se impuso sobre Álex Sandro y Rugani para saltar más que ellos y conectar un cabezazo histórico que lleva a su equipo a las semifinales de la Champions y a él a pensar que puede ser de los mejores centrales de Europa en un futuro muy cercano.

El Ajax llegaba con el lateral izquierdo cogido por pinzas por la ausencia de Tagliafico por estar cumpliendo sanción por acumulación de tarjetas por lo que tuvo que recurrir a su lateral derecho, Mazraoui, para que iniciara en esa posición el partido, pero el plan B solo le duró al conjunto holandés siete minutos ya que en un desafortunado lance con Dybala se torció el tobillo y no pudo seguir y tuvo que abandonar el terreno de juego y dar paso al plan C, Sinkgraven un jugador que estaba fuera de la dinámica del equipo pero que hizo un papel muy serio sin que se notara su falta de ritmo.

Le marcaron dos goles, aguantó un aluvión de llegadas y remates del Ajax y si no llega a ser por él la Juventus hubiera estado fuera del partido mucho antes.Szczesny dejó en el minuto 52 posiblemente la mejor parada de esta edición de la Liga de Campeones al sacar en el minuto 52 una mano izquierda arriba dura al derechazo a Ziyech, cinco minutos después volvió a volar para sacar un remate de Van de Beek. Dos paradas que sirvieron para poco.

Hay algunas acciones a lo largo de un partido de fútbol que dan al menos para echarse las manos a la cabeza y pensar ¿por qué ha hecho eso? Pues la que protagonizaron De Ligt y Veltman en el gol de Cristiano Ronaldo es un ejemplo perfecto. No es normal ni comprensible que a la hora de defender un saque de esquina un jugador empuje a su propio compañero, algo que provocó que Cristiano Ronaldo entrara totalmente libre de marca para marca. Viendo el resultado esa jugada no es más que una mera anécdota.

/Marca

, , ,