Arturo Vidal abrió la ruta para la victoria del Barça (Vea el gol del Rey ante Levante)

Anfield nunca se borrará del recuerdo amargo de los barcelonistas. Es imposible. Pero, cuanto menos, el Barça no echó más gasolina al fuego y se despidió esta campaña del Camp Nou con una victoria. Insulsa, es cierto, pero victoria al fin y al cabo que es lo que se necesitaba para lamerse las heridas de Liverpool. El incansable Arturo Vidal y el genial Leo no solo fueron los goleadores, sino también los motores de un Barça dolido que fue de menos a más. La afición solo la tomó de verdad con Coutinho y en momentos puntuales ‘recibió’ Busquets. Entre unos y otros, trataron de quedarse con las cosas buenas que ha hecho este grupo, que son muchas, y recordar que falta todavía un trofeo por ganar.

Un once muy ‘copero’

Valverde puso la vista en el Benito Villamarín y alineó al que, con algún detalle (Lenglet por Umtiti), bien podría ser el equipo titular que se juegue el título copero el próximo 26 de mayo. Un equipo titular con ocho de los futbolistas que naufragaron en Anfield y las novvedades de Cillessen, Umtiti y Malcom. Pero solo un claro señalado. Desde que el speaker anunció a los jugadores por megafonía ya quedó patente que Coutinho no iba a tener un partido plácido. Silbado por una parte de la afición cada vez que tocó el balón, y aplaudido también para compensar, su juego se vio condicionado.

Como el de todo el Barça, que saltó al terreno de juego aturdido  y con el único objetivo de que fueran corriendo los minutos. El Getafe, muy bien plantado sobre el césped y con la cuarta plaza en juego, dejó que el Barça moviera el balón sin peligro y buscó penalizar con rápidos contragolpes los errores en especial de un Sergio Busquets muy presionado y que también dio paso a la indignación de la grada, en su caso más puntual.

El Getafe aprieta, pero el Barça se adelanta

Así que las ocasiones fueron cayendo hacia la meta de Cillessen. Jorge Molina, al que se le anuló un gol de manera correcta, Gaku… los madrileños llegaban con claridad y al Barça le costaba reaccionar. Pero lo consiguió. Poco a poco se fue metiendo el equipo en el partido, Messi hizo de las suyas y por fin, a los 36 minutos, llegó el primer chut a puerta. Tras pase de Sergi Roberto, Rakitic disparó potente a los guantes de Soria. Por cierto que el croata no escuchó ni una sola crítica de la grada del Camp Nou.

El Barça supo aprovechar su momento. Messi lanzó una falta, peinó Pique, David Soria rechazó como pudo y apareció Arturo Vidal para llegar con todo desde atrás. Gol al más puro estilo delantero oportunista. El chileno sí se ha ganado el cariño de la afición. El 1-0 fue un bálsamo para el equipo, se vino arriba y a punto estuvo de sentenciar Malcom antes del descanso. El Barça logró irse a los vestuarios con un ligero buen sabor de boca. Algo es algo.

Leo sentencia con una gran acción

La mejoría tuvo continuidad en la reanudación. El Barça ya se había quitado los miedos de encima y, además, el Getafe tenía que arriesgar y dejar más espacios. Messi se topó con un David Soria a gran nivel cuando iba a enchufar el segundo. Después, el meta se volvió a lucir ante Malcom y Leo no acertó a batirle en el uno contra uno, pero ambas acciones estaban invalidadas por fuera de juego.

Salió Abel Ruiz por un lesionado Coutinho que, como en los toros, escuchó división de opiniones, y el Camp Nou pudo ver en acción el bautizo en Primera del delantero valenciano, con un gran futuro por delante. Los azulgranas apretaron la máquina en el tramo final en busca del segundo. Aleñá, Messi, Abel Ruiz estuvieron muy cerca del gol, pero también el Getafe, con un cabezazo de Jorge Molina al palo. 

Hasta que Leo decidió que esta afición merecía una gran jugada que llevarse a la boca, combinó con Sergi Roberto, fue capaz de meterse por el medio de tres defensores y batió a David Soria con la colaboración de Arambarri, a quien se le concedió finalmente el gol. Pero fue un caramelo que llevarse a la boca para una afición que no olvida, pero sabe perdonar.

EL GOL DEL REY ARTURO

Arturo Vidal ha roto el 0-0 ante el Getafe con un gol de oportunismo. El chileno ha ‘cazado’ un balón suelto en el área pequeña después de un rechace de David Soria a cabezazo de Gerard Piqué.

La acción ha sido a balón parado. Leo Messi ha botado una falta desde el lateral derecho. Piqué ha acudido al primer palo para peinar el balón. El meta del Getafe ha sacado con muchos apuros, pero ha dejado el balón suelto. Arturo Vidal ha estado más rápido que los defensas azulones y ha convertido el 1-0 cuando solo faltaban seis minutos para el descanso.

El chileno ha aprovechado para reconciliar a la afición con el equipo, aplandiendo a la grada y pidiendo reprocidad a la hinchada. El partido no estaba siendo fácil anímicamente después de la debacle en la Champions League y el tanto del chileno ha ayudado a retomar la normalidad.

El gol de Arturo Vidal, el tercero que anota como blaugrana, ha puesto fin a una racha de 227 minutos sin marcar, la peor de la ‘era Valverde’. El último gol lo había anotado Leo Messi contra el Liverpool en la ida de las semifinales de la Champions League. El golazo de falta desde 26 metros que asombró al mundo del fútbol.

Faltaban ocho minutos para acabar el partido y desde entonces, el Barça ha encadenado dos derrotas sin marcar, 2-0 en Balaídos y 4-0 en Liverpool, a lo que hay que sumar otros 39 minutos contra el Getafe.

Piqué anotó contra el Villarreal un gol en un saque de falta muy similar. El central abrió el marcador cabeceando un saque de falta en el primera palo.

/Sport

,