Arturo Vidal, un ejemplo para Dembélé

La opinión de Hugo Cerezo

Dembélé lo tiene fácil. Solo tiene que mirar dentro del vestuario para encontrar la inspiración que necesita, el camino que seguir, la guía de cómo pasar de descartado a necesario, el manual para hacer olvidar episodios extradeportivosy que sólo se te reconozca por lo futbolístico. Tan sencillo como hacer un copia-pega de Arturo Vidal.

El chileno se equivocó. No tiene 21 años, pero su impulsividad, la misma que ya agradece el Barça cuando juega, le hizo derrapar en Wembley con un emoji tan disonante del 2-4 de aquella noche. No fue la única vez que habló a través de las redes. Ahora lo hace en el campo.

Valverde no le ha movido del banquillo. Le dejó sin jugar en los partidos siguientes al emoji (Valencia y Sevilla tras el parón). Sólo apareció en el once en León, un partido que por estatus es de los que él no hubiera jugado en Múnich o Turín. Sus prestaciones han crecido sin freno, sin verse afectadas por el hecho de no ser titular. La respuesta de Vidal ha sido la misma. Intensidad, empuje, entrega e incluso goles y asistencias.

En tan sólo 192 minutos (90 de ellos en el Reino de León) Arturo Vidal ha dado la vuelta a su situación. Por el camino dejó dos goles (Madrid y Betis), una remontada (en Vallecas entró con 2-1 y acabó 3-2) y unas sensaciones inmejorables de cara al futuro más cercano. Contra el Betis Valverde le mandó al campo tras el descanso.

A la espera de sus partidos en Chile (Costa Rica, el 16 de noviembre en Rancagua, y Honduras, el 20 en Temuco), las puertas de la titularidad se le deberían abrir de cara a un Wanda en el que no estará Rakitic y en el que el Barça se juega seguir por delante del Atlético y mantener el liderato. Partido grande para el que Arturo Vidal ha presentado su candidatura. Dembélé debería mirarse en el de la cresta… O que Vidal tenga una charla con el Mosquito.

Fuente: Marca

, ,