Así jugaba el Racing de Diego Cocca, el técnico que llegaría a Colo Colo: 5-3-2

Diego Cocca, ex defensor y joven entrenador de 42 años que pareciera ser el próximo técnico de Colo Colo, se consagró campeón por primera vez en Primera División del fútbol argentino como DT de Racing Club de Avellaneda el año 2014.

«Con un equipo completamente nuevo, es producto del trabajo de los muchachos, y cuando hay grupo es muy difícil de disolver porque dejan la vida en la cancha», declaró un emocionado y casi sin voz Cocca, después del encuentro en que derrotó a Godoy Cruz 1 a 0 con gol de Ricardo Centurión, en la 19° y última fecha del Torneo de Transición 2014.

Comenzó su carrera como defensor en River Plate y luego siguió un periplo por Deportivo Español, Ferro, Banfield y Argentinos Juniors, donde se retiró como jugador en 2006, mientras que en el exterior militó en Lleida, de España, y en los mexicanos Atlas, Veracruz y Querétaro.

Al poco tiempo inició su carrera como director técnico, con pasos por Godoy Cruz de Mendoza, Gimnasia La Plata, Huracán, el mexicano Santos Laguna, y Defensa y Justicia, al que consiguió ascender a Primera por primera vez en la historia del club a mediados de 2014, con una propuesta de fútbol ofensivo y vistoso.

Esa propuesta le valió ser tenido en cuenta por Racing, en un salto de jerarquía a uno de los clubes más populares de Argentina.

Pero,en Racing, especialmente al fracasar en la Copa Libertadores cambió a un esquema mucho más defensivo, como lo reseña el comentarista de Olé, Vicente Muglia:

Dicen que segundas partes no son buenas… Si así fuera, esta segunda etapa de Diego Cocca al frente del plantel de Racing no fue una excepción a la regla. El paso del técnico que fue campeón con la Academia en el 2014 resultó intrascendente desde el juego y pobre desde los resultados. La eliminación en la Copa Argentina y en la Copa Sudamericana más la dura derrota en el clásico ante un Independiente con suplentes, con el plus de una relación distante entre cuerpo técnico y plantel, motivaron la renuncia del entrenador, quien emigró rápidamente al fútbol mexicano.

En este paso por Racing, el rasgo más distintivo desde lo táctico fue la línea de cinco defensores que puso en práctica en la mayoría de los partidos y que tantas críticas generaron en propios y extraños. Si bien desde el resultado obtuvo algunos triunfos importantes con dicho esquema (como ante River en el Monumental) lo cierto es que esa supuesta solidez defensiva para luego poder jugar largo y a la segunda pelota hizo que el equipo resignara volumen de juego y tenencia del balón. Contradictorio con sus declaraciones a la prensa, su Racing no tenía la pelota y tampoco parecía demasiado preocupado por eso como Cocca mencionaba públicamente. Al contrario, el repliegue que mostraba ante los rivales demostraba que la estrategia era explotar los espacios que pudieran quedar para la contra. Pero ante la falta de eficacia llegaron los malos resultados y el pobre nivel futbolístico se hizo más notorio, incluso también cuando apostó a poner una línea de cuatro en el fondo.

Queda claro que el 5-3-2, como cualquier otro sistema de juego, lo definen las características de los jugadores. No es lo mismo que en ese dibujo jueguen dos volantes por las bandas que retroceden y forman una línea de cinco con los tres centrales a que lo hagan dos laterales con características bien defensivas. Sin desborde ni profundidad de los que van por afuera, el equipo queda desequilibrado porque está preparado más para defender que para atacar. Y la realidad es que Racing, con Cocca, nunca volcó demasiada gente al ataque. Ni siquiera cuando guardó ese dibujo y regresó al 4-4-2.

 

«NO ME GUSTA COMO JUEGA»…decía el Presidente de Racing

A Racing le tocó pasar por momentos difíciles al quedar eliminado en la Copa Libertadores. Casi que se había desacostumbrado a eso la Academia, especialmente desde la llegada de Diego Cocca en 2014. Pero hoy por hoy el equipo atraviesa una crisis futbolística indisimulable: ganó 1 de los últimos 6 partidos que disputó y apenas convirtió 2 goles. Primero fue el entrenador el encargado de realizar una autocrítica y lo siguieron los jugadores. Y ahora también se sumó el presidente Víctor Blanco. «No me gusta cómo juega Racing. Todos somos responsables de este momento», disparó Blanco.Muchas cosas se dicen de Racing y otras tantas se dirán, pero lo más concreto y verdadero es que el equipo no encuentra el rumbo. Tampoco el entrenador.

/Olé de Buenos Aires

,