¿Un cambio de sistema necesario en el Barça?…¿Y con Vidal de titular?

El Barcelona encaja muchos goles cuando juega con un 4-3-3

El modelo del Barcelona no se cuestiona, la apuesta por el fútbol de posesión es innegociable y la figura de Messi llena de lógica a ese estilo. Sin embargo, y a tenor de lo visto en lo que va de temporada, el equipo azulgrana quizá sí debería plantearse un cambio de sistema. Con el 4-3-3 el equipo se desangra.

Los datos de goles encajados son esclarecedores: 18 goles en 12 partidos, los mismos que había encajado en la jornada 33 la pasada temporada. Partidos como el del Betis, en los que le metieron cuatro y pudo encajar más, desnudan un sistema que hace aguas en el balance defensivo.

Casualmente, en los partidos en los que el Barça ha sufrido más, el equipo presentó ese dibujo de 4-3-3. En Leganés, por ejemplo, el equipo salió con Messi, Dembélé y Munir como trío ofensivo y Coutinho en la línea de tres en el mediocampo. Una jornada antes, en el empate con el Girona, otro tridente con Dembélé, Messi y Luis Suárez. Lo mismo sucedió en partidos como el del Athletic o el Valencia.

Un cambio obligado sin Messi

Ha sido precisamente con la lesión de Leo Messi cuando Valverde ha optado por resguardarse, mirar a su espalda y decantarse por la solidez antes que por la apuesta ofensiva. Con 4-4-2 el Barça ha dado el do de pecho. Lo hizo en Wembley ante el Tottenham o en El Clásico del Camp Nou. Un 4-4-2 que puede resultar igual de ambicioso sí entra Coutinho, que sabe acompañar bien al dúo que forman Suárez y Messi, inamovibles en el once azulgrana.

De una manera u otra, parece claro que Valverde tiene que buscar soluciones para cortar la hemorragia. El sistema defensivo del Barça no está al nivel esperado y por ahí se le están yendo muchos puntos al Barça. Y una de las opciones en este nuevo esquema es la titularidad de Vidal, que podría darse en el próximo partido por la suspensión de Rakitic

Fuente: Marca