De Gea no es el único culpable

Los problemas de España son más profundos

La derrota de España frente a Croacia ha vuelto a colocar a David de Gea en el centro de las críticas. Las mismas voces que reclamaba a Vicente del Bosque su titularidad en la última etapa del seleccionador salmantino al frente de la Roja son las que ahora quieren fulminarlo.

Es obvio que el guardameta del Manchester United no atraviesa por su mejor momento, pero eso no justifica que se le coloque como el único culpable de los males de la selección. Los problemas de España tienen ramificaciones más profundas que empiezan en la portería y se prolongan por todas las líneas, extendiéndose también al banquillo.

Los resultados frente Inglaterra y Croacia nos han devuelto a la realidad. La selección está en obras y no va a ser fácil culminar con éxito esta remodelación que ha iniciado Luis Enrique. Al margen del tema de la portería, el asturiano tiene que sentar unas bases sólidas y construir un equipo reconocible, con una columna vertebral estable y solvente. Los cambios constantes de jugadores no están teniendo efectos positivos y eso debería llevar a la reflexión.

Un portero debe buena parte de su reputación al sistema defensivo de su equipo. Si este no funciona puede llegar a convertir al mejor del mundo en un guardameta vulgar. Es verdad que De Gea ha tenido fallos, pero no deben servir de excusa para tapar los errores de otros futbolistas que también han costado goles. España está teniendo serios problemas para conformar la defensa. Luis Enrique aún no ha encontrado al heredero de Piqué y los cambios constantes en los laterales no hacen más que crear inseguridad e incertidumbre al equipo.

En el centro del campo Busquets está muy desprotegido. Es un centrocampista imperial, pero él no puede hacerlo todo. No encuentra los socios que le ayuden a gobernar un territorio que nunca tuvo problemas en dominar y que en los últimos partidos se le hace inabarcable. Ahí empieza el via crucis de la selección.

El ataque es otro drama. Todas las pruebas que ha intentado Luis Enrique le han devuelto un nuevo problema. Sigue sin encontrar a su hombre de referencia. Luis Enrique está obligado a hacer una reflexión global de jugadores y también de sistema de juego.

Fuente: Marca

, ,